Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Desde la UIA aclaran que la entidad "no tiene facultad" para obligar a no despedir

Tras el acuerdo celebrado entre el Gobierno y la CGT, Daniel Funes de Rioja señaló que “no podría dar incrementos salariales que obliguen a empresas. De hecho, cada sector firma sus convenios”.

Desde la UIA aclaran que la entidad

El vicepresidente primero de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, advirtió hoy que la entidad no tiene “facultad para obligar” a los empresarios a no despedir personal, tras un acuerdo en ese sentido celebrado ayer con el Gobierno y la CGT.
 
Lo de ayer “es una apelación. La UIA no tiene estatutariamente facultades para obligarlos (a sus asociados) ni a eso ni a otras cosas. No podría dar incrementos salariales que obliguen a empresas. De hecho, cada sector firma sus convenios”, aclaró el dirigente.
 
El titular de la COPAL, en cambio, dijo que “con responsabilidad, decimos que compartimos el espíritu, pero no podemos obligar, sobre todo a las PyMEs. Nadie despide por despedir. Cuando pasa, es porque no hay otra alternativa”.
 
En declaraciones a Radio del Plata, Funes de Rioja insistió en que la UIA “no tiene facultades” para obligar a no despedir. 
 
Además, remarcó que “no es razonable pensar que a las PyMEs, que están trabajando al 50, 60 por ciento de la capacidad instalada, con problemas de producción, exportación y mercado, se les pueda decir “no ejerza un derecho que de acuerdo a la ley tiene’”.
 
“Esto no implica, desde el punto de vista de la exhortación, a un esfuerzo común, en un país que está atravesando una transición compleja, con altos niveles de pobreza y marginalidad. Una cosa es hacer un esfuerzo, otra crearse obligaciones que pueden tener contenido legal”, expresó.
 
Ayer “se discutió, fuertemente, una redacción que pudiera conciliar una aspiración del Gobierno y los sindicatos, con una realidad. De ahí surge lo de ’tratar de mantener el nivel de empleo’ y por otro lado, ’evitar", que no es impedir, despidos incausados”, repasó el directivo de la UIA.
 
Ayer, el Gobierno anunció un acuerdo con las cámaras empresariales y la CGT que incluye un compromiso de los empresarios a no producir despidos ni suspensiones y “mantener los puestos de trabajo hasta marzo de 2017”.
 
“Acordamos mantener los puestos de trabajo hasta marzo de 2017, poniendo especial énfasis en la creación de empleo”, señaló el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en una conferencia de prensa en la Casa Rosada, sin la presencia de los sectores sindicales ni empresariales, que se retiraron sin formular declaraciones.