Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Denuncian que las marcas compran ropa importada y la venden 10 veces más cara

La entidad busca transmitir que la apertura de las importaciones no disciplina precios. Una camisa de encaje de mujer de marca se importa a $ 360 y se vende al público a $ 3300 en un shopping

Denuncian que las marcas compran ropa importada y la venden 10 veces más cara

Preocupados por el desplome de la actividad, que en marzo llegó al 18% interanual según el Indec, y por la suba de las importaciones de productos terminados, la industria textil volvió a marchar la cancha en los últimos días con una campaña lanzada en redes sociales en la que muestra lo que pagan las marcas de ropa por las prendas compradas en el exterior y cómo maximizan sus ganancias.

El mensaje fue enviado por la Fundación Protejer a través de la presentación de varias filminas, en las que se puede ver que las marcas o cadenas de supermercados pueden multiplicar hasta por 16 el costo de importación para fijar el precio de venta. Es el caso, por ejemplo, de un set de repasadores de toalla, que cuesta $ 139 al público en un súper y tiene un costo de importación de apenas $ 8,4.

"El canal comercial multiplica sin distinción de origen nacional o importado", es el slogan de la campaña lanzada por la entidad que conduce Jorge Sorabilla.

De esta manera, la fundación intenta desmitificar la idea de que la apertura de las importaciones disciplina precios.

Competencia

Desde la Secretaría de Comercio están convencidos de que abrir un poco la frontera para que las marcas puedan complementar producción nacional con extranjera genera un efecto positivo en la composición de los precios. Incluso, los datos de fuerte crecimiento en el primer trimestre de las compras al exterior de prendas de vestir (86,1%) y de confecciones para el hogar (30,7%) muestran a las claras cuál fue la estrategia oficial.

Con el power point subido a las redes, la fundación busca remarcar que con la compra de la prenda importada, lo único que hace la marca es aumentar sus márgenes. Además del ejemplo de los repasadores, difundieron cuatro ejemplos más: una camisa de encaje de mujer de diseño hindú comercializada por una marca nacional en un shopping se importa a un valor de $ 360 y luego la venden al público a $ 3300, por lo que se multiplica por 9.

A su vez, en el caso de un jean comercializado por una cadena de retail, su costo por traerlo del exterior es de $ 209 y el consumidor lo paga en el local a $ 1399 (multiplica por 7).

Otro ejemplo de gran disparidad entre el precio de importación y el de venta es el de un juego de sábanas de 1 1/2 plaza de algodón de 300 hilos vendido en un supermercado. La cadena lo ingresa del exterior a $ 104 y lo vende al público a $ 899, es decir, 9 veces más caro. Y por último, una camisa de algodón de mujer comercializada por una marca nacional en un shopping tiene un costo de importación de $ 317 y se ofrece al consumidor a $ 2500 (multiplica por 7). En todos los casos, son prendas chinas.

Cuando el producto se compra en el mercado local, la marca multiplica, en promedio, por 5, coinciden en el sector. El costo de la prenda es el 20% del valor final. El resto son impuestos, costos financieros, de alquiler, gastos de comercialización y distribución, diseño y marketing y la rentabilidad empresaria. Para las marcas, comprar hoy la prenda afuera es más negocio, ya que, según el informe de Protejer, los menores costos de la ropa no son trasladados al valor final.

Proyecto benefactor

Mientras siguen dando pelea con las importaciones y la caída del mercado, los productores textiles continúan negociando con el Gobierno los detalles del proyecto de ley que apunta a reducir las cargas patronales del sector de confección para ayudar a la formalización. Luego de recibir el borrador de iniciativa, que fue publicada por este diario, los empresarios evaluaron propuestas que aún siguen analizando. Ya hubo dos reuniones y se espera una tercera para la semana próxima. Los productores textiles y del calzado buscan aumentar los beneficios para las marcas que confeccionen con telas nacionales, pero todavía hay cierta resistencia en la Cámara de la Indumentaria, dijeron fuentes de la industria.