Delle Ville (ASIP): “Un fondo humanitario parasalud y la economía recaudaría u$s 10.000 millones en el país

La entidad internacional lo propone a niveles locales y global para que reúna aportes privados para asistir a los gobiernos y evitar que colapse la actividad.

Con amplia experiencia en el área de Hacienda - tuvo a cargo la cartera en cuatro gestiones radicales en la Ciudad- Eduardo Delle Ville trabaja en la Asociación Internacional de Presupuesto Público (ASIP). Declarada la pandemia, la entidad, con fuerte inserción en América Latina, propicia una suerte de fondo patriótico para morigerar el esperable impacto económico. "La emergencia sanitaria y la salida económica van de la mano", señaló Delle Ville, en diálogo con El Cronista.

- ¿En qué consiste la propuesta?

- Proponemos un Fondo Humanitario de tipo global, con cooperación entre gobiernos de países desarrollados y en vías de desarrollo o fronterizos. Le pedimos a los organismos internacionales que coordinen el fondo para transferir el dinero pero lo más importante, es que en cada país los gobiernos abran fondos humanitarios locales, con la participación de la sociedad civil.

- ¿Entonces serían aportes públicos y también privados?

- Se busca que los que puedan hagan un pequeño aporte, a efectos de reforzar todo el sistema, porque hay un tema candente. La caída de la actividad económica hace que los estados estén perdiendo recaudación impositiva y quedan desfinanciados. En Argentina, sin acceso al crédito, la situación se vuelve dramática por el proceso de emisión que se debe instrumentar, y eso repercutirá de manera muy intensa en la parte fiscal, provocando problemas serios en precios e inflación.

- ¿Así se liberarían recursos del Estado para sostener la actividad económica?

- La idea básica es que se cree un fondo liderado por referentes importantes de la sociedad civil y respetados por aquellos sectores que puedan aportar, que se maneje con transparencia pero que el Gobierno participe a través de los ministros de Economía y Salud, porque tienen el manejo de lo que está pasando. Sería una especie de CONADEP o de Nunca Más para manejar el fondo.

- ¿Hay experiencia internacional en este sentido?

- Lo que se está viendo en países como Bélgica, Alemania, Corea del Sur o Singapur es que la salida económica y sanitaria van de la mano, las dos crisis las están tratando en forma conjunta. Acá se ha planteado una suerte de estado de sitio de hecho, que es muy complicado porque la gente no puede circular y no hay actividad económica.

- ¿Cómo se implementaría el fondo?

- Estamos en la etapa de contactos, están saliendo más de 20.000 cartas en todo el mundo para sumarlos a la iniciativa y en toda América Latina trabajamos muy intensamente. Además, estamos armando una red de ex presidentes para que colaboren y los países, cada asociación tiene la responsabilidad de convocar, aquí lo hace la ASAP.

- ¿Ya están en contacto con el gobierno argentino?

- Lo presentamos al Ministerio de Economía, y se lo enviamos al secretario de Hacienda (Raúl Rigo) y al ministro de Hacienda de la Ciudad (Martín Mura). Pero básicamente la tarea acá la tiene que hacer la ASAP.

- ¿Cuánto se estima juntar en el país?

- Si logramos conformar una comisión de 6 o 7 personas reconocidas y creíbles para la sociedad, en la que estén también los ministros Guzmán y González García, creemos que podríamos juntar de u$s 5000 y 10.000 millones sólo en Argentina.

- Recuerdo el Fondo Patriótico en la guerra de Malvinas, con sospechas de manejo discrecional. ¿Por qué ahora sería distinto?

- La resolución está hecha para que no pase lo que ocurrió con el empréstito 9 de Julio o el Fondo de Malvinas. Por eso pensamos en un fondo ad hoc, que maneje el Estado con la "supervisión moral" de esa comisión de notables, para no dilapidar los fondos ni que se gasten en burocracia. Hay que dejar de lado la grieta porque hay mucha gente que la va a pasar muy mal.

Tags relacionados

Más de Economía y Política