Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Deberá haber una unidad de ajuste única para préstamos y depósitos"

Blanco afirmó que para poner en práctica los préstamos hipotecarios ajustables, se deberán implementar depósitos ajustables, que calcen como si se tratase de operaciones en dólares

Miguel Blanco, coordinador del Foro de Convergencia, una entidad que agrupa cámaras empresarias y profesionales, dijo que la unidad de ajuste de los créditos hipotecarios se usará también para los depósitos, de manera que estos calcen en plazos más largos.


El siguiente es un resumen de un diálogo con El Cronista:

–¿Qué esperan las empresas hoy para volver a invertir y producir?
–El Foro de Convergencia hizo una serie de propuestas sobre temas institucionales, económicos y sociales que son las condiciones para la inversión. Esto hoy se está implementando. Se necesita un marco institucional más fuerte, seguridad jurídica con separación entre los poderes. Se necesitan reglas claras en la economía, baja de la inflación, libertad para importar y exportar, y remitir dividendos, conceptos en los que se está avanzando.


–¿Cuánto dependerá ese crecimiento del crédito? ¿Está pendiente del arreglo con los holdouts?
–El arreglo con los holdouts es fundamental para destrabar muchos créditos y para bajar los costos. El costo del crédito hoy es alto porque el riesgo país es alto, debido a que tenemos una parte de la deuda en default. Tenemos la ventaja de que la liquidez internacional es alta y las tasas de interés son bajas. Esto hace que haya disponibilidad de crédito, pero necesitamos tomarlo a un costo que sea razonable. Los países cercanos se endeudan a 4% o 5% anual, y nosotros lo hacemos a 9% o al doble.


–¿Esa situación de necesidad podría debilitar la posición argentina en la negociación?
–El equipo de negociadores es muy bueno, es gente que sabe, que está acostumbrada a manejar esto, y creo que los holdouts van a apuntar a recuperar 100% del capital y se va a negociar sobre la base de una baja de los intereses y punitorios. Y eso ya es una baja significativa de lo que hay que pagar.


–¿Cuándo se espera que empiece a bajar la inflación? ¿Cómo influye en las decisiones de inversión?
–Se espera que empiece a tener un ritmo negativo en el segundo semestre porque todavía falta el reacomodamiento de una serie de precios relativos que están retrasados, entre ellos, los de las tarifas públicas. El efecto en las decisiones es claro, porque si hay inflación, no se puede estimar a mediano y largo plazo.


–¿Cómo ve la actitud de los sindicatos en la previa de las paritarias? ¿Hay sólo fuegos de artificios o piensa que la puja distributiva irá a fondo?
–Creo que los sindicatos saben muy bien cuál es la situación económica. Las declaraciones previas son para tener una posición de fuerza en el momento de sentarse a negociar, pero luego van a ser razonables. Si hay un acuerdo general donde haya indicios que la inflación va a empezar a bajar, van a ser razonables, porque a todos les conveniente que esto repunte.


–¿Qué opina de los acuerdos por Precios Cuidados?
–Son una continuación de la política anterior. Una vez que las condiciones económicas mejoren, esto se va a ir dejando de lado porque una intervención del Estado a tal nivel micro es inmanejable. Ha probado la historia que nunca funcionó. En esto momento creo que se toma para hacer un empalme con lo que venía, pero que después poco a poco se van a ir dejando de lado.


–En toda la década kirchnerista los bancos se volcaron masivamente al negocio cambiario, a prestarle al Gobierno y en todo caso a los prestamos personales, mientras que el crédito productivo fue poco. Todavía esto no ha cambiado. ¿cómo se revierte la si tuación? ¿Sirven regulaciones que obliguen a prestar cupos a tasa reducida?
–Obligar a prestar a pérdida puede ser una cosa de corto plazo, pero no tiene futuro. Lo que debe restablecerse es el crédito de largo plazo, y para eso se necesitan condiciones. Hoy es muy corto el plazo de los depósitos, entre 30 y 90 días. Eso se debe a que la inflación hace que las empresas y los particulares no inviertan a largo plazo. A medida que la baja de la inflación se empiece a regularizar, va a haber más depósitos a mediano plazo y eso va a permitir calzar plazos más largos para el crédito. Además, este ajuste que se está analizando para créditos hipotecarios, y por supuesto, también para depósitos con los que se dan esos préstamos es una medida que en Chile funcionó muy bien.


–Hasta ahora no se había hablado de un ajuste para los depósitos...

–Seguramente que será así, para poder calzar una cosa con la otra. Una vez que se consiga una unidad que realmente le dé confianza a todos, va a haber crédito. De otra forma, sería imposible, no se pueden dar créditos ajustables si los depósitos tienen una tasa que se deprecia con la inflación. Un sistema co mo si fuera moneda extranjera: tomo moneda en unidades ajustables y presto en unidades ajustables.