U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

De la Sota: un caudillo clave del peronismo desde el regreso de la democracia

Fue un referente del PJ en las últimas cuatro décadas. Gobernador de Córdoba en tres períodos, fue senador, diputado y precandidato a Presidente en 2015 y trabajaba en la construcción de un candidato hacia 2019.

De la Sota: un caudillo clave del peronismo desde el regreso de la democracia

La trágica muerte de José Manuel de la Sota le quita a la política argentina a uno de sus actores más relevantes desde el regreso a la democracia. Referente del peronismo de las últimas cuatro décadas, jugó un rol central desde Córdoba en ese lapso, como gobernador, como senador y como el representante más influyente que tuvo esa provincia, la segunda de mayor padrón en el país, a nivel nacional.

Sus últimos días lo encontraban realizando diferentes actividades que trascendían a la provincia mediterránea, en lo que muchos intuían un intento por ir plantándose como un posible precandidato a la presidencia en 2019. Por su mesura, que siempre lo distinguió, nunca llegó a oficializarla, a un año de los comicios.

Crítico de la gestión de Mauricio Macri durante el corriente año fue, no obstante, parte del denominado peronismo racional, que por estas horas afina la lapicera con el Gobierno para cerrar un presupuesto que garantice la gobernabilidad. Con Cristina Fernández de Kirchner, en tanto, tuvo diferencias en el último tiempo, más allá de mantener una relación de respeto mutua que alcanzaba también a Néstor Kirchner. La ex presidenta envió sus condolencias vía Twitter por el fallecimiento de un gobernador aliado durante los 12 años que el kirchnerismo.

Fue tres veces gobernador de Córdoba, de 1999 a 2003, de 2003 a 2007 y de 2011 a 2015. Los períodos restantes en los últimos 20 años, el PJ mantuvo el poder provincial, con Juan Carlos Schiaretti, actual mandatario cordobés, y delfín de De la Sota, siendo su vicegobernador en el segundo período que gobernó. La relación entre ambos siempre estuvo “intacta”, se aseguró varias veces, más allá de versiones sobre un distanciamiento.

Antes de ser electo en Córdoba, había perdido otras tres elecciones, con el radicalismo de Ramón Mestre y Eduardo Angeloz, dominante en la provincia hasta su irrupción en el poder, a finales de siglo XX. También fue senador, entre el ’95 y el ’99, diputado, del ’85 al ’90, y embajador en Brasil, del ’90 al ’92.

Fue también, un dirigente clave en la salida de la crisis de 2001, en el gobierno de transición de Eduardo Duhalde entre 2002 y 2003, y se perfiló por esos años como uno de los gobernadores más influyentes con aspiraciones presidenciales por el peronismo, como Carlos Ruckauf, por Buenos Aires, y Carlos Reutemann, por Santa Fe.

En 2015, fue precandidato a Presidente de la Nación integrando el frente UNA, y perdiendo las PASO con Sergio Massa, del Frente Renovador. Se mantuvo cerca del ex jefe de Gabinete en estos años, y era parte del armado de un candidato del PJ hacia 2019. Abogado, divorciado y con dos hijas, falleció a los 68 años, tras más de 40 siendo un protagonista activo de la política nacional.