Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

De Vido dejó la silla vacía para no confrontar sobre la "herencia recibida"

El ex ministro envió una nota para justificar su ausencia. "Para evitar que se desvíe la discusión", argumentó. Oficialistas y diputados K admitieron que fue una jugada "astuta"

De Vido dejó la silla vacía para no confrontar sobre la

Fue el gran ausente durante la exposición de Juan José Aranguren ayer en la Cámara baja. Su silla, en la cabecera de la reunión y a dos lugares de la que ocupó el funcionario del Ejecutivo, estuvo vacía toda la tarde. Un papel blanco con letras negras hacía más notorio el faltazo: "Julio De Vido, presidente comisión Energía y Combustibles".


Hasta último momento el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV) y el propio De Vido jugaron a despistar. Su vocero, Horacio Mizrahi, estaba inhallable. El bloque recién confirmó la ausencia del ex ministro sólo cuando la reunión con Aranguren ya había comenzado.


El titular de la comisión de Presupuesto, el macrista Luciano Laspina, saludó a los otros presidentes de comisiones presentes y observó: "De Vido no se ha presentado. Lo estamos esperando". Le respondió el jefe del bloque del PJ-FpV, Héctor Recalde: "No va a venir, pero dejó una nota".


En ese texto, que Recalde leyó cuando le tocó hablar, De Vido defendió su gestión y señaló el "intento explícito del Gobierno de promover un debate sobre los últimos 12 años", enfocándose en él, "en lugar de dar explicaciones". Por ello la ausencia. "Para evitar que se desvíe la discusión".


El ex ministro no erró en esa lectura. Los legisladores de Cambiemos habían avisado en público y en privado que su estrategia sería centrarse en él para correr a Aranguren del centro de la tensión. El santacruceño Eduardo Costa (UCR), por caso, no se privó de llevarla a cabo; y cuando le tocó el turno de hacerle preguntas al funcionario, empezó leyendo una extensa enumeración de los delitos por los que está siendo investigado De Vido.


Por eso, y más allá de la mala imagen pública del faltazo, tanto en el oficialismo como en el PJ-FpV consideraban ayer que la del diputado fue una estrategia astuta. Si bien Aranguren habló sobre la herencia recibida y el estado de "desorden" en que recibió el Ministerio, los cruces y las preguntas terminaron enfocándose en la implementación de la suba de tarifas más que en el pasado.


Sin De Vido presente, la defensa de lo actuado durante la gestión kirchnerista quedó en manos de otro ex ministro y diputado, Axel Kicillof; además del resto de los referentes del PJ-FpV. "Este no es un problema fiscal. Es una decisión política. No se lo cobren a la gente para darle a los buitres y a las cerealeras. No es así", reclamó el ex titular de Economía.


Su nombre había sido mencionado algunas veces por Aranguren, a lo largo de su exposición, para remarcar medidas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El ministro de Energía pareció interesado en confrontar con el diputado ante la ausencia de De Vido. Sin embargo, Kicillof no le respondió.