Dal Poggetto: "Será difícil que la Argentina vuelva en el corto plazo a los mercados de crédito"

En diálogo con El Cronista, la directora Ejecutiva de la consultora EcoGo destacó que arreglar el tema de la deuda es condición necesaria aunque no suficiente para encaminar la economía y sostuvo que es prioritario reducir el déficit fiscal.

Para Marina Dal Poggetto el acuerdo por la deuda con acreedores privados es sólo un primer paso, en una agenda de corto plazo, que incluye además un acuerdo con el FMI y atacar el déficit fiscal. La negociación despeja el camino para reestructurar los pasivos provinciales, sostiene, pero no será fácil la vuelta del país a los mercados de crédito.

¿Qué significa el eventual arreglo con los bonistas?

Todavía falta pero frente al fin de semana, con la noticia que Argentina se había plantado y que estaba el riesgo de un hard default, esto vuelve a abrir la puerta de la negociación. Es una negociación que lleva meses y ya está desgastando a todos, con costos económicos altos.

¿Se abre ahora la posibilidad de volver a los mercados voluntarios de deuda?

Se está descomprimiendo la presión cambiaria y los vencimientos de corto plazo hasta 2024. En promedio vencen u$s 1300 millones, los dos primeros años casi nada. Difícilmente Argentina pueda volver rápido a los mercados internacionales de crédito, además creo que no es el objetivo de este Gobierno.

El Gobierno también dijo que no iría al Fondo y ahora se habla de un nuevo programa con el FMI.

Es que al Fondo tenía que volver necesariamente, porque hay que empezar a pagar en septiembre de 2021 por esos u$s 44.000 millones que le prestó a la Argentina durante el gobierno anterior. Después podemos discutir si le va a pedir más plata o no, o a qué tipo de programa va a ir. El punto es que en las reestructuraciones de deuda, generalmente primero vas al Fondo, tenés un programa y después vas al mercado.

En este caso fue al revés.

Sí, se hizo al revés con la idea de un acuerdo rápido con el mercado. El cronograma de deuda que presentó el ministro en enero vencía el 31 de marzo. La oferta se presentó recién el 8 de abril y el 8 de mayo se vio que fracasó. En el medio estuvo el primer bono que no se pagó el 22 de abril, el 22 de mayo entró en default y ahora un segundo bono (Discount) que no se pagó el 30 de junio, y la semana pasada se cumplieron los 30 días.

¿Qué es lo que venía trabando la negociación?

La oferta económica está muy cerca. En dólares son u$s 3,2 promedio, en total unos u$s 3000 millones a lo largo de 10 años. No es la oferta económica lo que estaba dividiendo. Trascendió que los bonistas habrían accedido a una baja. Hablan de dos números, el más verosímil es u$s 54,75, otros hablan de u$s 54,3 y el Gobierno había puesto u$s 53,8. Es más una discusión sobre cuestiones legales, que no queda claro si tienen que ver con el cierre de Argentina o la posición de los bonistas.

¿Cómo evalúa la oferta argentina?

Respecto a la primera oferta, en la que el Gobierno ofrecía entre u$s 38 y u$s 40 dependiendo del bono de valor nominal, ahora está ofreciendo u$s 53,8 en promedio. La verdad que la oferta es buena y si se produce la descompresión de spreads, en un mundo donde la tasa de interés realmente es muy baja, hay un win-win, donde las dos partes salen ganando. Pero hasta ahora parecía un "choque de gallinas", aunque con partes que se fueron acercando y el que más se movió fue el Gobierno.

¿Qué significa este acuerdo para provincias que deben reestructurar sus deudas?

Ninguna provincia colocará deuda nueva, están discutiendo cómo reestructuran las que tienen. A la cola está la provincia de Buenos Aires, que ya dijo que posterga hasta que la Nación reestructure, pero hay un listado de provincias que durante el gobierno de Macri fueron al mercado a emitir deuda y que ahora habrá que ver. La deuda es condición necesaria, no suficiente.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios