Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cumbre de Argentina y Brasil por trabas a comercio y fortalecimiento del Mercosur

Liderará la misión el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien se encontrará con su par Marcos Pereira. También se reunirá la Comisión Bilateral de Comercio y el comité automotriz

El ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y el secretario de Industria, Miguel Braun, viajan a Brasil

El ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y el secretario de Industria, Miguel Braun, viajan a Brasil

Tras un 2016 prácticamente inactivo en materia de relaciones comerciales con Brasil, en gran parte producto de recesión económica y también por la inestabilidad política que gobernó en el vecino país durante gran parte del año, los gobiernos de Mauricio Macri y Michel Temer relanzarán a comienzos de febrero la relación, con el foco en el potencial económico bilateral entre ambos países y especialmente en la consolidación del Mercosur para salir a conquistar mercados externos.

A modo preparatorio del encuentro entre ambos mandatarios, que se concretará el 7 de febrero, viajará hoy a Brasilia una importante comitiva argentina compuesta por funcionarios de Cancillería, Producción y Agroindustria, que buscará avanzar en una agenda conjunta con sus pares brasileños, limar las asperezas que siempre existen en materia comercial y trabajar en el fortalecimiento del Mercosur para poder luego negociar de mejor manera con el mundo.

Liderará la misión el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien viajará con los secretarios de Comercio, Miguel Braun, y de Industria, Martín Etchegoyen. Por Cancillería, participará el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, con sus técnicos; mientras que también habrá miembros del ministerio que preside Ricardo Buryaile. Los recibirán en Brasil el par de Cabrera, Marcos Pereira, con todo su equipo, y funcionarios del Palacio de Itamaraty.

El gobierno argentino está convencido de que incrementar los acuerdos comerciales con otros países o regiones impulsará fuertemente las inversiones y el crecimiento económico. Con esta idea, intentará avanzar con los países del bloque en los tratados de libre comercio con la Unión Europea, el European Free Trade Association (EFTA), que integran Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia; Canadá, India, entre otros. El objetivo de ambos países es plantear una misma agenda del Mercosur durante la presidencia de la Argentina, en el primer semestre, y la de Brasil, en el segundo, dijeron fuentes de ambos gobiernos.

"Eso nos da la posibilidad durante 2017 de darle un fuerte impulso al Mercosur, tanto por las oportunidades que vemos para mejorar el comercio, eliminar trabas que hoy tenemos y perfeccionar la zona de libre comercio", aseveró un funcionario de Cancillería. Respecto de ello, la Argentina pondrá sobre la mesa el proyecto de ventanilla única para facilitar el comercio exterior y darle mayor transparencia, que podría extenderse a la región, así como también se trabajará en acuerdos para facilitar las inversiones y las compras públicas.

El gobierno argentino también quiere discutir el tema de la exportación de servicios, que hoy es poco competitivo por distorsiones tributarias que existen y que deberían rediscutirse.

Estas cuestiones serán discutidas en reuniones previstas entre referentes económicos de ambas cancillerías, aunque también serán tratados en el encuentro previsto de la Comisión Bilateral de Comercio y Producción, que fue relanzada en abril del año pasado y luego tuvo un segundo encuentro en agosto en Buenos Aires, cuando Pereira recién asumía en el cargo.

En este encuentro, el gobierno argentino pondrá sobre la mesa del acuerdo alcanzado para liberar licencias de importación de calzado brasileño que estaban demoradas y que había generado varios reclamos por parte de los industriales del vecino país. Pero como contrapartida, pedirá por la apertura del mercado de Brasil para exportarles cítricos, langostinos y genética bovina. En el primer caso, Brasil aduce "cuestiones sanitarias", pero planteará un intento de solución, mientras que en el caso de los langostinos, existe una sentencia judicial que suspendió la decisión administrativa que autorizaba su ingreso al país. Con el tema embriones bovinos, también existen trabas sanitarias, pero fuentes brasileñas aseguraron que "las negociaciones para destrabar el conflicto avanzan".

La revisión del acuerdo automotriz firmado a mediados del 2016 por cuatro años también será parte de la agenda, en momentos en que Brasil está mostrando algún leve repunte en el sector. Los negociadores comenzarán a discutir qué pasará en 2020, cuando finalice el convenio firmado.

La Ley de Autopartes sancionada el año pasado por el Congreso local será motivo de cuestionamientos por parte de Brasil, ya que la norma genera incentivos a las terminales que aumenten la integración de piezas nacionales. "Es una mancha para la negociación", dijo una fuente brasileña. La Argentina, sin embargo, tiene para retrucarles el Plan Innova, que plantea lo mismo en ese país.