Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cuentas públicas: más gasto en jubilaciones, asignaciones y provincias y menos en subsidios

Enero cerró con un superávit primario que multiplicó casi por 5 al del mismo mes de 2016. Los ingresos crecieron ligeramente más que los egresos gracias al blanqueo. El déficit financiero fue alto, pero Hacienda lo atribuyó a una particularidad del calendario de vencimientos.

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne

En el Ministerio de Hacienda se mostraban ayer más que conformes con el resultado fiscal de enero: el superávit primario se multiplicó prácticamente por cinco (creció 384,3%) con respecto al primer mes del año pasado para llegar a los 3587 millones de pesos, mientras que si bien el resultado financiero empeoró (el déficit total subió un 152,9%) eso obedeció, según las explicaciones del ministro Nicolás Dujovne, al pago en enero de las rentas de un bono que habitualmente cae en diciembre.

“El superávit de este mes es el resultado de la combinación de dos factores: ingresos más altos por crecimiento económico y el sinceramiento fiscal, y un cuidadoso manejo de los gastos. Este resultado, que es consistente con nuestra meta fiscal para el trimestre, es un paso más hacia la reducción de los desequilibrios fiscales”, resaltó Dujovne al presentar el informe fiscal.

En enero, la suba interanual de los ingresos fue del 40%, con un crecimiento del 37,9% de los ingresos tributarios. Como apuntó el ministro, la suba tuvo el impulso particular del blanqueo, y hay rubros de los ingresos que crecieron por debajo de la inflación, como ocurrió con los dos impuestos más importantes en la recaudación: IVA, 29,5% y Ganancias, 6,3%.

El gasto primario, en tanto, se expandió al 37,9% anual, con un 41,2% en los gastos corrientes, en los que el Gobierno hizo especial hincapié en señalar la composición: las prestaciones sociales crecieron al ritmo de la inflación o más, mientras que se redujeron los subsidios totales y se multiplicaron las transferencias a las provincias.

“Las prestaciones sociales aumentaron 42,3% interanual y explicaron $ 6 de cada $ 10 de crecimiento de los gastos de enero de 2017 (…) La contracara en el gasto social es la reducción o el menor crecimiento interanual en el gasto en subsidios económicos”, resaltó el titular del Palacio de Hacienda.

Específicamente, entre los rubros principales:

El gasto corriente primario total creció un 41,2% a $ 149.720

De ese total, el 60,5% fue en prestaciones sociales, que crecieron un 42,3% a $90.632 millones (en enero de 2016, las prestaciones sociales representaron medio punto porcentual menos del gasto)

Gasto Social

Dentro del gasto social, más de dos terceras partes ($ 62.980 millones) fueron en jubilaciones y pensiones contributivas, que crecieron un 40,2% interanual

Las asignaciones familiares y por hijo se expandieron un 89,7% a 9485 millones

Y el gasto en programas como el Progresar, Argentina Trabaja y otros llegó a $ 2203 millones, más que duplicando el de enero del año pasado.

En cambio, las pensiones no contributivas crecieron 12,3% (muy por debajo de la inflación) hasta los $ 8162 millones.

Subsidios

En conjunto, los fondos destinados a subsidios económicos se redujeron un 6,7% a $ 8980 millones

El recorte en términos nominales fue sólo en energía, con una reducción del 23% a $ 2891 millones

Pero los subsidios al transporte crecieron 2,4% (por debajo de la inflación, lo que representa un recorte en términos reales) a $ 5872 millones

Sí se expandieron los subsidios a “otras funciones”: un 57,8%, pero con un volumen comparativamente más bajo ($ 218 millones).

Salarios

El gasto en salarios (uno de los grandes rubros del gasto público) fue en enero un 36,7% más alto que hace un año y llegó a $ 26.105 millones (17,4% del gasto corriente), a lo que se suman “otros gastos de funcionamiento” por $ 7973 millones, un 79,3% mayores a los de enero de 2016.

Provincias

Las transferencias corrientes a provincias se triplicaron (aumentaron un 202,2%) para alcanzar los $ 4995 millones, de acuerdo al siguiente detalle:

Educación, $ 2088 millones (+157,0%)

Seguridad social, $ 667 millones (contras ninguna transferencia en enero de 2016)

Desarrollo social, $ 361 millones (+1238,1%)

Salud, $ 821 millones (+142,2%)

Y otras transferencias, 1058 millones (+123,0%).

Las transferencias a universidades, en tanto, alcanzaron los $ 5.874, con un crecimiento interanual del 33,1%, mientras que la cobertura del déficit operativo de las empresas públicas representó $ 283 millones, un 0,8% más que en enero de 2016.

Los gastos de capital (en energía, transporte, educación, vivienda, agua potable y alcantarillado y otros) aumentaron un 14,1% a $ 16.949 millones, pero con una reducción del 26,5% en los de Nación (quedaron en $ 7947 millones) y un crecimiento del 276,2% en las transferencias a provincias (hasta los $ 7219 millones), a lo que se suma un incremento del 24,9% a $ 1783 millones del Fondo Federal Solidario.

El rojo financiero

En cuanto al resultado financiero, pasó de un rojo de $ 2197 millones en 2016 a otro de $ 5556 millones el mes pasado, básicamente porque los intereses de deuda crecieron desde $ 2938 millones hasta los $ 9143 millones.

“El crecimiento de 211% interanual de los intereses se explicó por el pago de las rentas del bono Discount con legislación local por $ 8.980 millones, cuyo vencimiento recayó en enero, cuando normalmente ocurre en diciembre”, argumentó Dujovne, que resaltó que “dejando de lado este efecto, el resultado financiero habría tenido un superávit de $ 3.424 millones”.