Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cuentan detalles de la llegada de López al monasterio: se robó los scones de las monjas

Periodismo para todos habló con una de las monjas del convento donde el exfuncionario K intentó esconder casi u$s 9 millones. Dijo que "tenía cara de nervioso y desorbitado".

Cuentan detalles de la llegada de López al monasterio: se robó los scones de las monjas

Una de las monjas del convento de General Rodríguez, donde el exsecretario de Obra Pública José López intentó esconder casi u$s 9 millones, reveló detalles de la llegada del exfuncionario al monasterio el día que lo arrestaron por portar un arma de guerra.

En diálogo con el periodista Nicolás Wiñazki, de Periodismo para todos, la hermana Inés contó que antes de ser detenido por la policía, López se robó unos scones que había en la mesa.


 "Los scones estaban arriba de la mesa de la madre y él ese los llevó, estaba angustiado”, contó la monja.


Además, relató cómo fue el momento en que López llegó al convento  a las cuatro de la mañana: “Me tocan el timbre. La hermana me dice ‘abrile’. Yo lo había visto sólo una vez. Le abrí y me dijo que traía eso para el monasterio. Yo ingenua creí que eran bolsos con comestibles y le dije ‘dejelos en la cocina’. Me preguntó si podía pasar a saludar a la madre e irse. Luego llegó la policía. Cuando le avisé que estaban, me miró como diciendo 'estoy listo’”.

La monja también contó que López le había dicho a la madre Alba que había robado para terminar la obra de la casa de ejercicio. La madre le respondió que si era así, no lo quería, y después de eso, López  fue hacia la puerta para entregarse a la policía.


"Todo me pareció extraño. Yo en el momento dudé que no era algo bueno. Me extrañaba la hora y la forma. Él tenía cara de nervioso y desorbitado”.


Luego, al momento de ser arrestado, López fue amable con los policías y hasta les convidó los scones.