Cuánto ahorraría el sistema de salud si el aborto fuera legal

La economista Sonia Tarragona, de la Asociación de Economía de la Salud, presentó un estudio en el Senado con la comparación de los costos de mantener ilegal la práctica y o de aprobar la legalización. 

¿Cuánto le costaría al sistema de salud legalizar el aborto? Esta pregunta, que se impuso en el debate por el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, fue el foco con el que la economista Sonia Tarragona, miembro de la Asociación de Economía de la Salud, expuso hoy en la tercera reunión del plenario de las tres comisiones que tratan el proyecto en el Senado. 

Según las estimaciones de la organización, que trabajó con dos escenarios diferentes, los costos de mantener la práctica penalizada es al menos dos veces y media mayor si se compara con lo que le costaría al sistema de salud la aprobación del proyecto de ley de aborto que ya tiene  media sanción de la cámara de Diputados. 

Para determinar esta comparación, Tarragona detalló que se utilizaron dos escenarios, debido a la inexistencia de una cifra exacta de la cantidad de abortos que se practican anualmente en la Argentina. La única estimación que existe fue realizada a pedido del Ministerio de Salud de la Nación, y estableció que en el país se hacen entre 370.000 y 522.000 interrupciones del embarazo por año. En base a esto, el informe presentado -que puede leerse completo más abajo- estima costos simulando dos posibilidades: una en base a 300.000 abortos al año y otra, 500.000

Si se asume que, al año, se llevan a cabo en la Argentina 300.000 abortos, el sistema de salud hoy afronta un gasto de al menos $ 6257,1 millones anuales. Este cálculo, detalló Tarragona, asume los costos mínimos y tiene en cuenta las complicaciones derivadas de las prácticas inseguras.

Si en este escenario se legalizara el aborto, y tomando como referencia los costos máximos (la realización de estudios ex ante y ex post que no recomienda la OMS, pero para estimar al máximo el impacto que puede tener) los costos caerían un 70% en el caso de que todos esos abortos se realicen con medicamentos, ya representarían para el sistema de salud $ 1863,6 millones anuales.

Si se hicieran con otras prácticas médicas, el resultado también resultaría en un ahorro: si esos abortos se hicieran con Asipiración Manual Endouterina (AMEU), representarían una erogación de $ 1945,5 millones anuales; si se hicieran un 50% con medicamentos y 50% con AMEU, el costo ascendería a $ 1909 millones por año; y si se combinara un 50% con medicamentos, un 25% con AMEU y otro 25% a través de un legrado (una práctica desaconsejada pero que se sigue utilizando en la Argentina), el costo ascendería a $ 2599,5 millones anuales. 

En conclusión, en el escenario de mínima (suponiendo que se realizan 300.000 abortos por año), mantenerlo penalizado (es decir, si el Senado vota en contra del proyecto) implica un gasto de $ 6257,1 millones al año, mientras que legalizarlo (dependiendo de la práctica) podría representar entre $ 1863 millones y $ 2600 millones anuales

El otro escenario simulado por la Asociación de Economía de la Salud supone que se realizan 500.000 abortos al año. En la actualidad, el sistema de salud destina $ 10.428,5 millones anuales. Si se legalizara y todos esos abortos se realizaran con misoprostol (uno de los medicamentos indicados por la OMS), el costo también caería un 70% (representaría $ 3105,9 millones por año). 

El ahorro, al igual que se verificó en el escenario de mínima, se replica cuando se compara la situación actual con cualquier otra práctica médica que no sea el aborto medicamentoso: con Asipiración Manual Endouterina (AMEU), representarían una erogación de $ 3257,5 millones anuales; si se hicieran un 50% con medicamentos y 50% con AMEU, el costo ascendería a $ 3181,7 millones por año; y si se combinara un 50% con medicamentos, un 25% con AMEU y otro 25% a través de un legrado, el costo ascendería a $ 4332,4 millones anuales. 

Además de los menores costos que significaría para el sistema de salud legalizar la práctica, Tarragona indicó que se pueden conseguir ahorros de entre $ 500 millones y $ 800 millones al año si el Estado produjese el misoprostol o la mifepristona, la dos drogras indicadas por la Organización Mundial de la Salud para interrumpir el embarazo de manera segura.

Temas relacionados
Más noticias de aborto

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés