Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cuál es el mejor momento para que el Gobierno tome deuda internacional

Con los mercados aun sacudidos por la victoria de Trump las condiciones ya no son las mismas que en 2016. Sin embargo, las expectativas para el mediano y largo plazo difieren de las del corto y los economistas explican por qué.

Cuál es el mejor momento para que el Gobierno tome deuda internacional

Argentina saldrá nuevamente a financiarse en los mercados internacionales que, aún sacudidos por la victoria de Trump, ya no presentan condiciones tan favorables como en el 2016. En este contexto, el ministerio de Finanzas se enfrenta a nuevos dilemas.

La imprevisibilidad de Trump y su propuesta de políticas fiscales expansivas están generando mayor aversión al riesgo y subas generalizadas en las tasas de interés. El retorno del bono del Tesoro a 10 años pasó de 1,77% en los días previos a la elección, al 2,59% a mediados de diciembre. Pero, en las últimas semanas, la referencia libre de riesgo descendió y parece estabilizarse en torno al 2,40%.

De aquí, una cuestión: ¿Es entonces un buen momento para salir al mercado?

En Argentina, al principio, los más castigados por el efecto Trump fueron los bonos largos, que suelen ser más sensibles a variaciones en la tasa de interés.

En las primeras semanas posteriores a su victoria, la tasa de retorno (TIR) del Bonar 2046, pasó de rendir por debajo del 7% al 8%. Perdió cerca de 15% de su valor de cotización. Lo mismo para los Discount y los bonos Par.

Sin embargo, desde comienzos de diciembre, los títulos argentinos recuperaron la mitad del terreno perdido.

Retorno de los bonos del Tesoro a 10 años 

Fuente: Bloomberg

 

El tramo largo de la curva argentina en dólares comprimió su rendimiento cerca de 60 puntos básicos. La TIR del Bonar 2046 -el instrumento más largo- llegó a tocar el 8,3% anual, y esta semana cerró en 7,65%. Por su parte, el Bonar 2026 cerró la semana con una TIR en torno al 6,65% frente al 7,60% de comienzos de diciembre.

Para Nery Persichini, economista de Inversor Global, es un buen momento para tomar deuda en los mercados internacionales porque, más allá de que se encareció el costo del endeudamiento, la tasa parece haberse estabilizado.

Esto, por lo menos, “quita un peso de encima en términos de volatilidad e incertidumbre”, explicó.

Marcelo Etchebarne, Abogado en Nueva York, especialista en finanzas, coincidió en que es un buen momento. Los requerimientos de financiamiento son grandes, y se trata de un mercado sumamente complejo, con ventanas que se abren y cierran a merced de la contingencia de la política internacional.

“Si tiene la posibilidad de acceder al mercado para tomar 5 a 10 mil millones ahora, desde el punto de vista técnico, debe hacerlo”, evaluó Etchebarne, y señaló además que las necesidades de Argentina para este año, en dólares, “son más del doble de lo que colocó Brasil en el año que más deuda colocó”.

Curvas de rendimientos (en pesos + CER y dólares)

Curva de rendimientos en pesos + CER y dólares
Fuente: IAMC

 

Un trade-off entre vencimientos y retornos

Consultados, analistas privados coincidieron en que el precio de la deuda que el Gobierno logre conseguir dependerá de los plazos de colocación que negocie con el mercado. Pero, aquí entran al juego los vencimientos de deuda.

Descontando los títulos en manos de organismos públicos (ANSeS, Banco Nación, BCRA y otros), ya que se asume roll over (canje de los títulos por otros de vencimientos más largos), el vencimiento de capital que deberá cancelar el Gobierno Central en el 2017 será de aproximadamente u$s 17.500 millones.

Por un lado, los plazos de 6, 8, y 10 años son los que menos vencimientos en dólares enfrentan. Colocar ahí, implicaría distribuir el peso de esos pagos.

Por el otro, estos plazos son los que actualmente muestran tasas de interés relativas más altas y, en cambio, la parte larga de la curva ya comenzó a aplanarse.

De esto se desprende que “en esta colocación Finanzas se encuentra en un trade-off entre vencimientos y retornos”, señalaron.

Persichini, por su parte, opinó: “si el mercado se pone selectivo, una opción es reducir los plazos de los vencimientos”.

Desde el mercado

En diálogo con El Cronista, Alberto Gallo, Socio en Algebris Investments de Londres, explicó que los inversores van a estar atentos principalmente a dos cuestiones a la hora de financiar a países emergentes.

Por un lado, el nivel de deuda pública en dólares de los países. Porque la política fiscal expansiva de Trump impulsaría el crecimiento, pero también reforzaría el dólar y presionaría a la Fed para que suba la tasa, que ya anticipó tres subas para este año.

“Estas tendencias complican a los Emergentes con altos niveles de deuda en dólares”, explicó.

En segundo lugar, remarcó que los inversores estarán atentos a las relaciones internacionales de Trump. Especialmente en los principales focos de tensión hasta el momento: México y China.

“Los mercados emergentes continúan siendo interesantes. Pero los inversores van a estar atentos a estos dos panoramas, y serán especialmente sensibles a la segunda cuestión”, concluyó Gallo.

Esta semana, el evento destacado fue el discurso de Trump, que no cayó bien en el mercado. El presidente electo se dedicó a criticar a periodistas, farmacéuticas extranjeras, y a México, pero no dio ningún indicio de por dónde irá la política económica. Especialmente sobre la política fiscal expansiva y la desregulación. Los inversores esperan que el mercado continúe volátil.

A todo esto, para llegar menos ajustado a la colocación, el Gobierno consiguió un repo (préstamos de bancos con títulos como garantía) por u$s 6000 millones, a 18 meses y con una tasa de Libor más 290 puntos básicos (que daría un interés del 3,80% anual). El jueves que viene se prueba en los mercados internacionales.