Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cruje la unidad de la CGT por ofensiva del trío Moyano, Caló y Barrionuevo

Cruje la unidad de la CGT por ofensiva del trío Moyano, Caló y Barrionuevo

La unidad del sindicalismo peronista deberá enfrentar todavía importantes obstáculos antes de ser una realidad concreta y palpable. Pese a las declaraciones grandilocuentes y el compromiso de avanzar en una estrategia política común de cara a la relación con la administración de Mauricio Macri, las diferencias entre los múltiples sectores que alientan la reunificación en una única central sindical volvieron a estallar en los últimos días y se visualizarán hoy en el nuevo encuentro que compartirán representantes de las tres versiones de la CGT.

Esos cortocircuitos ya provocaron la primera baja con vistas a la reunión de esta tarde en la sede porteña de UPCN. Los gremios agrupados en el denominado MASA, que comanda el taxista Omar Viviani, anticiparon que no concurrirán al encuentro molestos con el borrador del documento que todas las corrientes sindicales se proponen difundir en línea con los propósitos perseguidos en el marco del proceso de unidad. "Ni nos consultaron y armaron un texto que no expresa al conjunto. Así no hay unidad posible", se quejó un dirigente de ese grupo que, además del gremio de peones de taxis, nuclea al Smata, Luz y Fuerza, Unión Ferroviaria, APL y petroleros privados, entre otros.

También en el sector de los "gordos" (Comercio, Sanidad) hubo bronca con el documento, al que en la intimidad varios dirigentes definieron como "pobrísimo", y hasta cuestionaron la propuesta de realizar una marcha al Congreso para exigir cambios en Ganancias y una ley para frenar despidos. "Hay que marchar a Plaza de Mayo. Los reclamos son al Gobierno, no a los legisladores", reprocharon.

El creciente malestar, que involucra también a algunos referentes de sector de "independientes" (Obras Sanitarias, Uocra y UPCN), se extiende a su vez a algunos movimientos que en los últimos días intentaron personificar el proyecto de unidad en el trío que componen Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo. Incluso, en algunos sectores se planteó la alternativa concreta de que los tres dirigentes terminen conformando el triunvirato de conducción de una nueva CGT unificada a partir de octubre.

Esa posibilidad alteró a buena parte de la dirigencia de múltiples sectores. "Si estamos buscando la reconstrucción de la CGT tenemos que pensar en figuras nuevas, no en las caras de siempre", advirtió un importante referente de la central oficial que lidera Caló. También desde la Confederación de gremios del transporte (CATT) salieron a plantar bandera con la necesidad de un recambio profundo en la nueva cúpula cegetista: "Tiene que haber gente nueva para que esto cambie", afirmó el titular de la UTA, Roberto Fernández, al rechazar la continuidad de Moyano, Caló y Barrionuevo en la jefatura de la entidad.