Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cristina, querellante contra Bonadio y "evangelizadora"

Imagen de ANALÍA ARGENTO

por  ANALÍA ARGENTO

Editora de Política y Opinión
0
Cristina, querellante contra Bonadio y

Se rió de que algunos le digan "La Señora" ("60 años después ni siquiera pueden ser originales" ironizó) y hasta dijo que no le molesta que además la llamen "la yegua". Comparó una tapa de Noticias con su foto y la brasilera Istoé con la foto de Dilma Rousseff, a punto de enfrentar un juicio político. Dijo que lo que le pasa es "calcado" a lo que vivió ella durante los últimos años. "Hay una matriz económica, comunicacional, política y judicial diseñada en otras latitudes", advirtió.

Precisamente mientras hablaba en el Instituto Patria, se conocía su ofensiva en los Tribunales: se presentó como querellante ante el juez Sergio Torres en la causa contra el juez Claudio Bonadio y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, por los presuntos delitos de "defraudación por administración fraudulenta", "abuso de autoridad" y "violación a los deberes de funcionario público".

También amplió su indagatoria en la causa dólar futuro con un pedido al fiscal Eduardo Taiano para que investigue a los compradores. "Tal como quedara manifestado en el acto de la declaración indagatoria, la presente causa se encuentra rodeada de graves irregularidades cometidas por el magistrado. Precisamente el haber omitido la identificación de los supuestos terceros enriquecidos ilegítimamente por la operatoria investigada y citarlos a este proceso, resulta ser una prueba palmaria más de cuanto se viene diciendo".

El lunes, vía Twitter, había enumerado a los compradores vinculados al macrismo (que adjuntó en el escrito) y ayer apuntó directamente al presidente Mauricio Macri y a Sturzenegger: "Queda claro que el partido gobernante, a través de los jefes de sus respectivos bloques de diputados, fabricaron una causa judicial con la complicidad del juez Bonadio. Luego, intentaron utilizar este proceso para forzar una devaluación, allanando el Banco Central en plena rueda de operaciones, dos días antes de la segunda vuelta de las elecciones nacionales.

Más tarde, mediante la presión ejercida a través de esta misma causa penal, forzaron la salida del anterior Presidente del BCRA, designaron nuevas autoridades y devaluaron el tipo de cambio en casi un 50%". En esa línea, a través de su abogado defensor, Carlos Beraldi, aseguró que "tal medida terminó beneficiando a los adquirentes de los contratos de dólares a futuro, entre los que se encuentran, precisamente, funcionarios y empresarios del más estrecho vínculo con el Presidente de la Nación".

De eso, sin embargo, no habló frente a un centenar de artistas, escritores, músicos, directores de cine, actores y periodistas en el petit hotel de Rodríguez Peña 80 custodiado en el exterior por militantes de La Cámpora y con Teresa Parodi, Oscar Parrilli, Tristán Bauer y ‘Topo’ Devoto como anfitriones puertas adentro.

La convocatoria empezó con demora porque la ex presidenta cambió su vestuario después de haber ido a la parroquia Nuestra Señora de Fátima, en la Isla Maciel, con trece curas en Opción por los Pobres. Llegó contenta y, relajada, posó con los artistas de la primera fila: Dady Brieva, Rita Cortese, Carolina Peleritti y Carolina Papaleo, entre otros. Pero no se sentó en el escritorio.

Prefirió ser más informal y se sentó en el centro del salón sobre una pared. Primero les agradeció el spot contra los holdouts y les pidió: "Quiero más". Ahí estaban Gerardo Romano; Gustavo Garzón; Peteco Carabajal; Víctor Heredia; Horacio Fontova; Luisa Kuliok; la hermana de Felipe Solá, la cantante Dolores Solá con su marido y compañero de La Chicana, Acho Astol; los nietos de Mercedes Sosa y la lista sigue.

Les explicó lo que ya explicó sobre el Frente Ciudadano con el que busca reaglutinar primero a los más leales y luego abrir el juego a los que se desencanten con las medidas del Gobierno. Siguiendo ese plan, ya habló con diputados e intendentes, hoy en el ND Ateneo lo hará con referentes de organizaciones sociales y mañana probablemente con senadores y científicos antes de volver a Santa Cruz. Contó que para que les diga cómo sumar al Frente la llamaron los curas, con Eduardo de la Serna y Francisco Olivera a la cabeza. Y que ella les explicó en la isla que "podemos generar un movimiento ciudadano que garantice que con cualquier gobierno que esté haya derechos que no se puedan discutir ni quitarse". Habló de fe y de que "tenemos que evangelizar, como ustedes", porque "la libertad y la ciudadanía no se la pensamos regalar a nadie, es una fe y como es una fe no la pensamos discutir" cerró y se ganó un aplauso.