Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cristina cedió ante Bonadio: hoy volverá a Comodoro Py

Con amenazas del juez de recurrir a la fuerza pública, CFK asistirá a la cita para dejar sus huellas. Pidió a la militancia que no vaya a Tribunales. Luego podría viajar a Cuba

Después de pasar por Tribunales, según algunas especulaciones, CFK podría fiajar a despedir los restos de Fidel

Después de pasar por Tribunales, según algunas especulaciones, CFK podría fiajar a despedir los restos de Fidel

Al final, Cristina Fernández de Kirchner hará el "pianito". Ante la advertencia del juez federal Claudio Bonadio de hacerla llevar por la fuerza pública, la ex Presidenta decidió adelantar su regreso a la ciudad de Buenos Aires, por lo que aterrizó anoche en el vuelo 1893 de Aerolíneas Argentinas, para presentarse este mediodía en los Tribunales de Comodoro Py por la causa dólar futuro. Tiene que dejar sus huellas digitales y ser sometida a un estudio socioambiental.

El anuncio de que cumpliría su dilatada cita con el magistrado corrió a cargo de la propia Cristina Kirchner en las redes sociales. Con renovadas críticas a Bonadio y al Gobierno, la ex mandataria confirmó que se embarcaría en un avión en El Calafate, antes de pedirle a la militancia K que esta vez no la acompañe a Comodoro Py. "Adelanté un día mi regreso a Buenos Aires. Bonadio, huellas dactilares e informe socioambiental mediante. La ley, los derechos, garantías constitucionales y... el sentido común, bien gracias", escribió en Twitter la ex Presidenta. Y agregó, para enmarcar su citación como parte de un operativo oficial para distraer: "A esta altura del desastre económico y enchastre político que esta gente (léase Gobierno) ha causado, lo único que les queda es provocación".

En esa línea, a diferencia de su anterior presentación en la que casi hubo violencia entre militantes y las fuerzas de seguridad, Cristina Kirchner remarcó: "Les pido que por favor no vayan a Comodoro Py. Allí, como siempre con el auspicio de Clarín, medios afines y la inestimable colaboración del Poder Judicial, el Gobierno prepara un capítulo más de la distracción permanente como único método de gestión". Y completó: "Fue nuestra decisión la que impidió escenario de violencia y represión tan deseado y buscado para tapar lo horrible que son gobernando".

Con el trámite judicial, se terminará esta parte de la novela que comenzó el pasado viernes cuando la ex Jefa de Estado se quedó en el sur, faltando a su cita en la oficina de Bonadio, y a cambio, se presentara en el Juzgado Federal de Río Gallegos para "ponerse a derecho".

El magistrado la volvió a convocar para hoy, antes de negarle una nueva prórroga de 72 horas para realizar el trámite en Buenos Aires o bien hacerlo en Santa Cruz. Bonadio redobló la apuesta al enviarle un oficio a Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal, para que a través de su custodia se le notifique sobre la obligación de tener que presentarse en su oficina.

¿A Cuba?

Cristina Kirchner podría realizar otro trámite formal ante Bonadio: pedirle permiso para dejar el país, así como ya lo tuvo que hacer cuando fue invitada en septiembre a Ecuador. En el kirchnerismo ayer no descartaban que la ex mandataria pudiera viajar a Cuba para participar de la despedida al fallecido Fidel Castro. De esta manera, ante la negativa del presidente Mauricio Macri de asistir, sí podría hacerlo la ex Jefa de Estado junto a un contingente de dirigentes cercanos al líder revolucionario. Entre ellos, sus ex pares Nicolás Maduro (Venezuela), Evo Morales (Bolivia) o el ecuatoriano Rafael Correa; y otros ya también alejados del poder, como el brasileño Luis Ignacio Lula Da Silva o el uruguayo José "Pepe" Mujica.