LOS ACUERDOS COMPRENDEN A CASI LA MITAD DE LOS TRABAJADORES BAJO CONVENIO

Cristina bendijo subas salariales de 24% para reactivar el consumo y la economía

Se trata de los convenios de ocho actividades que suman más de 2 millones de asalariados. La mayor parte de los aumentos se hará efectiva antes de las elecciones

La presidenta Cristina Fernández encabezó ayer en la Casa Rosada el encuentro que formalizó la definición simultánea de un conjunto de paritarias de actividades claves, que sellaron aumentos salariales promedio del 24% que beneficiarán a casi la mitad de los trabajadores bajo convenio.

Los acuerdos comprenden a la industria metalúrgica, el comercio, bancos, los estatales nacionales, personal de Aysa y encargados de edificios, además de ferroviarios y empleados de la industria de la carne, que por su relevancia le ofrecen al Gobierno una referencia contundente para disciplinar las negociaciones en el resto de las actividades e intentar despejar los fantasmas de una mayor conflictividad laboral para los próximos meses. Además, las subas salariales acordadas, que en la mayoría de los casos serán efectivas por completo antes de las elecciones, permitirán a la administración kirchnerista apuntalar el consumo y recomponer la economía en el tramo final de la campaña.

Con esa perspectiva como telón de fondo, Cristina junto a varios de sus ministros recibió anoche en su despacho a los dirigentes sindicales y representantes empresarios de los sectores que cerraron paritarias, ante quienes manifestó su alegría por los acuerdos y agradeció por la responsabilidad en la negociación.

Del encuentro participaron el líder de la UOM y titular de la CGT oficial, Antonio Caló, y los dirigentes Andrés Rodríguez (Upcn), Armando Cavalieri (Comercio), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Víctor Santa María (Suther). El titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, fue el único referente de la central opositora de Hugo Moyano que asistió a la reunión con la mandataria.

Por el sector empresario asistieron los directivos de Adimra, Gerardo Venutolo y Juan Carlos Lascurain; Carlos Ben por Aysa, Osvaldo Cornide de Came y el presidente de Banco Nación, Juan Carlos Fábrega.
A pesar que no estuvieron en la reunión, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, también anunció el cierre de los convenios de ferroviarios y el personal de la industria de la carne, que acordaron aumentos del 23% y 23,5% respectivamente.

El conjunto las paritarias anunciadas ayer comprenden a más de 2 millones de trabajadores registrados y a casi la mitad de los asalariados bajo convenio. En los casos de los acuerdos con vigencia por 12 meses (UOM, Comercio, estatales de UPCN y personal de frigoríficos) los incrementos se ubican entre el 23% y 24%, con un escalonamiento máximo de hasta dos tramos que se harán efectivos antes de fin de año. Los aumentos de bancarios y ferroviarios, también por acuerdos de un año, se aplicarán en un solo tramo desde marzo. En tanto, los convenios más extensos de hasta 18 meses suman un tramo adicional para los primeros meses de 2014, que eleva el nivel de la recomposición total al 30% (Obras Sanitarias) o al 32% (encargados de edificio).

Los acuerdos de metalúrgicos y bancarios incluyeron, además, la actualización de sumas fijas que ya cobraban los trabajadores de esas actividades ($ 1400 y $ 3.500 respectivamente, mientras que la suba de los estatales nacionales alcanzó el 24% (12% en junio y 12% en agosto), superando el aumento docente del 22% fijado por decreto por el Gobierno.

En la rueda de prensa posterior a la reunión con Cristina, Tomada anticipó que la cartera laboral se concentrará las próximas semanas en el cierre de las paritarias de la construcción (ayer se trabó la discusión en torno a una suba del 25%), de la industria de la alimentación y de camioneros. Sin embargo, el propio Moyano cuestionó duramente los acuerdos anunciados ayer y con ironía se preguntó si ¿habrán superado la inflación?. Me imagino que tendrán algo que agradecer porque si no, no creo que vayan a otra cosa. Cada uno es artífice de su propio destino, advirtió.