Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Crisis petrolera: en una reunión decisiva hoy el Gobierno busca solución con empresas y gremios

El Estado subsidiaría menos de la mitad de los u$s 500 millones que se necesitan. Sin despidos masivos, operadoras reducirían actividad y sindicatos postergarían paritarias

Crisis petrolera: en una reunión decisiva hoy el Gobierno busca solución con empresas y gremios

Hoy será un día clave para el sector petrolero de Chubut, pero también para toda la industria. El gobierno de Mauricio Macri decidirá si subsidia el barril de exportación que se produce exclusivamente en la Cuenca del Golfo San Jorge (que abarca las provincias de Chubut y Santa Cruz) y que está en riesgo por la abrupta caída del precio internacional de petróleo. Lo que resuelvan las autoridades nacionales servirá como señal para el resto de las provincias productoras, también sacudidas por la crisis.

Por tercera vez en dos semanas los ministros del Interior, Rogelio Frigerio; de Energía y Minería, Juan José Aranguren; y de Trabajo, Jorge Triaca, recibirán a las 17 horas en la Casa Rosada al gobernador de Chubut, Mario Das Neves; a las empresas que operan en la Cuenca (PAE, YPF, Tecpetrol y Sipetrol) y a los referentes de los sindicatos de Petroleros Privados, Jorge "Loma" Ávila, y del Personal Jerárquico, José Llugdar, en busca de una solución mancomunada para un conflicto en el que peligran unos 5000 puestos de trabajo.

Hay grandes expectativas entre las operadoras y gremios de que hoy se llegará a un acuerdo. Sin embargo, en las empresas están preparadas para que el Gobierno aporte menos de la mitad de los u$s 500 millones que el negocio requiere para seguir funcionando (monto que surge de la diferencia entre los u$s 23 que reciben las productoras por barril que exportan y el precio interno fijado para ese crudo en u$s 55). Según fuentes al tanto de las negociaciones consultadas por El Cronista, se estima que el subsidio alcanzaría apenas unos u$s 150 millones. El mensaje es claro: la administración macrista ya dio a entender que su política será la de subsidiar lo menos posible y, así, recortar gasto público. En el sector se quejan debido a que aseguran que las petroleras aportan al Estado vía impuestos mucho más de lo que reciben de él y que, en última instancia, el debate pasa por un asunto más profundo: si el país quiere o no fomentar una industria petrolera.

En los encuentros previos, Aranguren fue taxativo: el pacto demandará un esfuerzo de todas las partes involucradas. El Gobierno aportará fondos pero a cambio, las empresas deberán seguir invirtiendo en el negocio, aún con menos renta. Las operadoras ya anticiparon que no habrá despidos masivos pero que el contexto –incluso con ayuda– demanda ir reduciendo la actividad paulatinamente. Por último, si estas condiciones se cumplen, los gremios garantizan paz social y a aceptar planes de ajuste (podrían, de hecho, postergar las paritarias salariales que en marzo deberían reanudarse).

Para este año se proyecta que la Cuenca producirá unos 17 millones de barriles para exportar, unos 3 millones más que los obtenidos en 2015. Toda esa producción –que es el excedente de lo que se consume en el mercado interno porque el crudo que se extrae en la zona al ser más pesado se procesa sólo en 3 refinarías locales–, a los precios de hoy ya no es económicamente rentable.

Aunque no exporta, Neuquén seguirá de cerca la reunión con Das Neves. Con precios internos más elevados que el resto, la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope) que opera en esa provincia reclamó a Triaca el inicio de un Procedimiento Preventivo de Crisis que le permitiría suspender trabajadores.