U$D

LUNES 27/05/2019

Crece pesimismo sobre meta fiscal: prevén déficit de hasta 1,4% del PBI

Es según cálculos del Estudio Broda. Estiman que gasto flexible debe caer un 16,3% en términos nominales para cumplir objetivo acordado con el Fondo Monetario

En el entorno de Nicolás Dujovne confían que se alcanzará meta fiscal

En el entorno de Nicolás Dujovne confían que se alcanzará meta fiscal

Recrudeció entre los analistas el pesimismo sobre la posibilidad de llegar a la meta de déficit fiscal, variable clave para conseguir que el Fondo Monetario Internacional active los desembolsos previstos en el préstamo con la Argentina. Los economistas consultados para el REM por el Banco Central estimaron que este año no se alcanzará el equilibrio primario, esto es, antes del pago de intereses de la deuda. En ese sentido, desde el Estudio Broda plantearon distintos escenarios en los que el rojo podría alcanzar hasta el 1,4% del PBI.

Los encuestados por el Banco Central en el REM (Relevamiento de Expectativas del Mercado) sostienen que 2019 terminará con un déficit primario de $ 38.500 millones. Si bien el número es cercano a la meta, y quizá contempla el gasto social que está acordado con el FMI (de la consulta a los 50 analistas no se tienen más datos que los números), esta cifra se compara contra un rojo esperado un mes atrás que era sólo de $ 5600 millones, según la mediana de las respuestas.

En la Asamblea Legislativa, el presidente Mauricio Macri anunció que se adelantaban los aumentos previstos para el año de la Asignación Universal por Hijo, en un 46 por ciento. Esto tendría un impacto fiscal de unos $ 15.000 millones, parte del 0,2% del PBI de exceso tolerado en el acuerdo con el FMI, dijeron desde Hacienda.

No obstante, lo que enciende las luces de alerta es el combo que se da entre la menor recaudación impositiva, debajo de lo previsto por el Gobierno, y la dificultad a la hora de intentar disminuir el gasto flexible.

Desde el Estudio Broda marcaron que, en primer lugar, se está recaudando menos que lo previsto. E identificaron que entre septiembre y diciembre de 2018 ingresaron $ 94.000 millones debajo de lo proyectado por el Gobierno en el Presupuesto 2019. De ese total, fueron unos $ 47.000 millones menos de retenciones y unos $ 44.000 millones de ingresos de la Seguridad Social.

Por otra parte, como las partidas destinadas a jubilaciones y planes sociales identificaron que subirán este año $ 600.000 millones, con una recaudación menor a la prevista, con este aumento de las erogaciones previsionales lograr un resultado primario equilibrado requeriría un ajuste "brutal del resto del gasto", describieron. Así, vaticinan que ese ajuste será difícil y hasta casi imposible de materializar.

En concreto, prevén que si se corrige la estimación oficial de los ingresos fiscales para 2019, tomando en cuenta la sobreestimación en la que incurrió el Gobierno en el último cuatrimestre de 2018, y sabiendo que el aumento en el gasto previsional será de $ 600.000 millones, el resto del gasto primario debería caer 16,3% en términos nominales para llevar a cero el déficit primario.

En dos escenarios posibles, en los que en ambos casos la recaudación por retenciones es menor a la prevista en 2019, de $ 360.000 millones frente a los $ 440.000 previstos en el Presupuesto, lo que termina modificando el resultado final es cuánto baja el gasto flexible.

En el primer caso, si el gasto flexible crece sólo un 11,6%, porcentaje aún menor que lo presupuestado, de 14,3%, el déficit primario llega a 0,4% del PBI.

En cambio en el segundo escenario planteado, si el gasto flexible crece un 27%, el déficit primario llega a significar un 1,4% del PBI.

La dificultad es que para bajar el gasto flexible se debe reducir aún más los subsidios económicos o disminuir las transferencias a las provincias o el gasto de capital, entre otros, todos rubros que implican un alto costo social, en un año de elecciones.

Lo acordado con el FMI permite que la meta del déficit cero se desvíe en dos posibilidades: mayor gasto social, que por ahora se incrementó con el adelantamiento de la AUH, por un 0,2% del PBI, y si se consigue financiamiento para obras por parte de otros organismos internacionales, por otro 0,2% del PBI.

Hasta ahora el resultado fiscal que se conoce es con el dato de enero, un mes estacionalmente de resultados alentadores: en el primer mes del año se registró un superávit primario de $ 16.658 millones, una mejora de 324% cuando se compara con el mismo mes de 2018.

Con un resultado positivo por $ 16.000 millones en enero, entre febrero y marzo se puede acumular un déficit por $ 10.000 millones y aún a cumplir con la meta fiscal trimestral comprometida con el FMI.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping