Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Crece la tensión por el gasoducto de Córdoba: la UIA pide cuidar el empleo

La central industrial le envió una carta al gobernador Schiaretti. Plantea "profunda preocupación". Nación gestiona para que la mitad de los insumos sean nacionales

La planta de Tenaris-Siderca mantiene suspensiones rotativas

La planta de Tenaris-Siderca mantiene suspensiones rotativas

La disputa entre el gobierno de Córdoba y empresarios nacionales, liderados por el grupo Techint, por el avance del proyecto del Gasoducto de Córdoba se recalentó esta semana, a partir de una carta que le envió la UIA al gobernador Juan Schiaretti, en la que plantea la "profunda preocupación por la potencial destrucción de empleo industrial argentino" que traerá la adjudicación del suministro de tubería y accesorios de origen chino para la obra.

El gasoducto está preadjudicado a tres consorcios de empresas –liderados por Iecsa, Electroingeniería y Odebrecht– atado a financiamiento y abastecimiento de insumos del país asiático. Si bien todavía Córdoba no avanzó hacia la adjudicación final, la intención del gobierno provincial es acelerar el proceso.

El grupo liderado por Paolo Rocca realizó oportunamente gestiones con el gobierno nacional para intentar que medie y busque una solución, pero hasta ahora no hubo avances. Por un lado, el presidente Macri quiere evitar un conflicto con una de las provincias aliadas, que necesita avanzar con la obra, pero por el otro quieren evitar consecuencias negativas sobre el empleo. Desde la cartera productiva informaron que se está trabajando para que la mitad del aprovisionamiento de los insumos sea de carácter nacional para "cuidar el empleo".

La planta de Tenaris-Siderca de Campana, que produce tubos sin costura, tiene desde hace un año 2400 trabajadores en estado de suspensiones rotativas, por lo que este proyecto podría darles algo de aire en el actual contexto de merma de producción por la caída del precio del petróleo.

Con la intermediación del gobierno nacional, Techint había acercado propuestas para reemplazar el financiamiento chino, pero no prosperaron. Resuelto el conflicto con los holdouts, el panorama que se abre en materia de crédito es otro, por lo que existe alguna expectativa favorable en este sentido. De todos modos, desde la administración de Córdoba salieron con los tapones de punta contra el grupo al plantear que "Techint no quiere competir y no quiere que se pongan en evidencia los precios que maneja en el mercado local", afirmó en recientes declaraciones el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López.

A su vez, su par de Industria, Roberto Avalle, afirmó que el grupo provee chapas a las industrias un 30% más caras que el precio internacional y reclamó "reestructurar los costos" en el país.

Es en este contexto que la UIA le envió la carta a Schiaretti, con copia a los ministros de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay; y de Producción, Francisco Cabrera, así como también a tres secretarios de la cartera productiva. "La industria argentina está en condiciones de preservar el empleo y proveer productos locales competitivos, siempre y cuando pueda actuar en un campo de juego nivelado", dice la misiva.

El paper hace alusión a que en la última década la situación comercial externa con China pasó de un "superávit acumulado entre 2002 y 2007 de u$s 5139 millones a un déficit entre 2008 y 2015 de u$s 30.690 millo nes".También recalca que ese país es el más denunciado del mundo por sus prácticas de dumping, particularmente en la industria siderúrgica.