Coronavirus: pese al aumento de casos de Covid-19, la Ciudad aguardará para decretar el rebrote

Las autoridades estiman que al final de la semana tendrán un panorama más claro. Quieren analizar si la escalada de nuevos contagios es consecuencia de las fiestas o si ya se cursa la segunda ola de la enfermedad.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires mantiene aun la calma ante la escalada de nuevos casos de Covid-19 que desde diciembre han superado en reiteradas jornadas los 1000 casos diarios. Tal como se había fijado en los últimos días del año las autoridades aguardarán al final de esta semana, cuando comience a producirse el recambio de quincena, para evaluar si el nuevo panorama es consecuencia de los encuentros de Navidad y Año Nuevo o si se comenzó a atravesar el rebrote de la pandemia. 

Esta mañana, en conferencia de prensa, el ministro de Salud porteño Fernán Quirós explicó que "desde mediados de diciembre hubo un aumento sostenido y más acelerado que en la primera curva (ascendente) y nos ha llevado al día de hoy a un número de casos diario prácticamente similar a los valores de agosto".

Más tarde, el Gobierno porteño aportó datos respecto a la cantidad de testeos que se realizan cada día. En la actualidad el promedio es de 10.000 entre PCR y antígenos, mientras que en agosto era de 5000. Es decir, el aumento de casos registrado en las últimas semanas podría explicarse por un incremento de los testeos. 

"Al término de esta semana ya vamos a hacer si lo que estamos viendo es rebote de las reuniones por las fiestas de fin de año o si estamos montados en la nueva ola", evaluaron fuentes de la cartera sanitaria de la ciudad en diálogo con El Cronista. 

En el Gobierno porteño insisten que, de acuerdo a sus investigaciones epidemiológicas, la mayoría de los nuevos contagios revelan al momento del diagnóstico positivo que participaron los días previos de de reuniones sociales sin respetar las medidas de prevención sanitarias. Con esa evidencia consideran que el foco debe ponerse en volver a concientizar a la población respecto del lavado de manos, el uso de barbijo y la distancia social. 

"El tema fundamental acá es encontrar el punto en la comunicación y el discurso para que la gente te vuelva a prestar atención y se vuelva a cuidar personalmente, y que eso tenga impacto en el cuidado colectivo", evaluaron. 

En cambio, minimizan el impacto que tendrían las restricciones que comenzaron a regir el domingo en el marco del toque de queda nocturno que dispuso el Gobierno Nacional. Desde la 1 y hasta las 6 quedaron suspendidas las actividades comerciales, de entretenimiento y culturales en la Ciudad de Buenos Aires. 

"Vos podes tomar una medida restrictiva como hizo el Gobierno, pero la clave es volver a penetrar en el comportamiento de la gente", sentenciaron fuentes porteñas.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios