Coronavirus en Argentina y petróleo en baja: proyectan déficit energético de u$s 4000 millones en 2021

Por el crash mundial, la producción local de petróleo caería 20% en un año y las importaciones se volverían a disparar si se mantiene la baja inversión que se ve desde agosto. Adiós al déficit cero logrado en 2019

Por el efecto de la pandemia de Covid-19 (coronavirus), el desplome del consumo mundial y los precios de la energía y su impacto en Argentina, la producción nacional de petróleo podría caer un 20% anual y las importaciones de combustibles se pueden disparar hasta arrojar un saldo negativo por u$s 4000 millones en la balanza comercial energética en 2021. Ese es el cálculo que hizo el consultor Daniel Gerold, Ingeniero Industrial, posgraduado en Economía del Petróleo y el Gas Natural y director de G&G Energy Consultants, y uno de los referentes más consultados en el sector energético en la Argentina.

Y así lo transmitió en sus recientes informes semanales de coyuntura y aclaró que esas estimaciones tienen lugar "en el hipotético caso de que la inversión siga siendo nula porque no hay demanda de combustibles, ya que no se permite reactivar la actividad económica".Su previsión, antes de la renovada baja del petróleo crudo en el inicio de esta semana, fue realizada con precios de u$s 40 para los futuros del Brent y de u$s 4,2 por millón de BTU para el Gas Natural Licuado (GNL o LNG, por sus siglas en inglés) para junio de 2021.

Mientras tanto, este martes se registró otro desplome en los precios internacionales del petróleo crudo. Los contratos a futuro para junio del West Texas Intermediate (WTI) perdieron un 36% hasta los u$s 13 por barril, mientras que el Brent descendió hasta los u$s 19. Esta abrupta caída refleja que los recortes de producción que acordó el cartel de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) todavía son insuficientes para equilibrar la baja demanda, que se retrajo un 30%.

En Argentina, mientras tanto, distintos empresarios, sindicalistas y legisladores ligados al sector energético realizaron ayer una videoconferencia para reclamar por la instalación de un precio sostén o "barril criollo", que ayude a mantener en pie la producción petrolera, el empleo, la cadena de valor e, implícitamente, las regalías de las provincias, que ven retracciones de sus recaudaciones tanto por la menor actividad (el turismo es particularmente fuerte en la Patagonia) como la falta de ingresos por coparticipación de impuestos nacionales.

Por la aplicación Zoom, diputados nacionales y ministros provinciales -entre otros- convocados por la Federación de Cámaras del Sector Energético del Neuquén (FECENE), urgieron al Gobierno nacional a tomar la decisión. En una entrevista en TN, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo anoche que continúan las negociaciones.

Esta transferencia directa de los bolsillos de los consumidores a las petroleras para sostener una actividad productiva estratégica tiene sus detractores. La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) señaló: "La histórica caída de los precios internacionales del petróleo como consecuencia de la pandemia no ha tenido su correlato en un descenso de los precios domésticos del combustible. No existen motivos para que los precios no bajen, lo que sería vital para contener una economía local en crisis". Estos empresarios buscan que baje el gasoil.

Tags relacionados

Más de Economía y Política