Coronavirus: el FMI recomienda reducir impuestos y dar alivios regulatorios

La titular del organismo pidió acciones coordinadas entre los países miembros para estabilizar la economía global con estímulos fiscales y monetarios para contrarrestar los efectos negativos de la pandemia.

En busca de combatir la pandemia del coronavirus, la presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, exhortó a los países miembros del organismo a aplicar estímulos fiscales, tales como postergaciones y reducciones de impuestos, incrementos de las licencias por enfermedad por parte de las empresas y un mayor gasto en salud pública.

Las medidas, comprendidas dentro de un paquete que incluye alivios en materia monetaria y regulatoria, persigue el objetivo de que los estados tomen acciones coordinadas para "aumentar la confianza y proporcionar a la estabilidad a la economía global".

"Las medidas fiscales ya anunciadas se están implementando en una serie de políticas que priorizar inmediatamente el gasto en salud y los necesitados. Sabemos que integral Las medidas de contención, combinadas con un monitoreo temprano, disminuirán la tasa de infección y la propagación del virus. Los gobiernos deberían continuar y ampliar estos esfuerzos para llegar a las personas más afectadas y empresas", señaló Georgieva en una publicación del Fondo.

Y agregó: "Más allá de estas acciones positivas de los países individuales, a medida que el virus se propaga, el caso para un estímulo fiscal global coordinado y sincronizado se hace cada vez más fuerte."

Georgieva resaltó que durante la crisis financiera mundial el estímulo fiscal de los países miembros G20 ascendió
a aproximadamente el 2% del PBI, más de u$s 900.000 millones en dinero de hoy, solo en 2009. "Hay mucho más trabajo por hacer", destacó.

En cuanto a la política monetaria, el Fondo indicó que los bancos centrales deberían continuar con el apoyo para aumentar la confianza y "aliviar las condiciones financieras y garantizar el flujo de crédito para la economía real". La publicación remarca la decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) de anunciar nuevos recortes en las tasas de interés, compras de activos, orientación a futuro y una caída en los requisitos de reserva.

"Ayer, los principales bancos centrales tomaron medidas coordinadas decisivas sobre la flexibilización monetaria y apertura de líneas de intercambio para disminuir las tensiones del mercado financiero mundial. En el futuro, puede ser necesario cambiar las líneas a las economías de mercados emergentes", apuntó.

Georgieva enfatizó que los inversores eliminaron casi u$s 42.000 millones de los mercados emergentes desde el comienzo de la crisis. "Por lo tanto, la acción política de los bancos centrales en los mercados emergentes y las economías en desarrollo necesitará equilibrar el desafío especialmente difícil de abordar las reversiones del flujo de capital y los productos básicos choques", dijo.

Y agregó: "En tiempos de crisis, como en la actualidad, las intervenciones cambiarias y el flujo de capital. Las medidas de manejo pueden complementar útilmente la tasa de interés y otras políticas monetarias comportamiento."

Por otro lado, en materia regulatoria, la titular del FMI señaló que los supervisores del sistema financiero deben tratar de "mantener el equilibrio entre preservar la estabilidad financiera, mantener la solidez del sistema bancario y actividad económica sostenida".

La publicación alienta a los banco a flexibilizar en las reglamentaciones existentes con la amortiguación de capital y liquidez y la renegociación de los términos de créditos para morosos. "La divulgación de riesgos y la comunicación clara de las expectativas de supervisión también serán esenciales para que los mercados funcionen correctamente en el período venidero", afirmó.

Georgieva aseguró que el organismo "está listo" para movilizar su capacidad de préstamo de u$s 1 billón para ayudar a los países miembros. "Como primera línea de defensa, el Fondo puede desplegar su desembolso flexible para ayudar a los países con necesidades urgentes de balanza de pagos", sostuvo.

Estos instrumentos podrían proporcionar del orden de $ 50.000 millones a países emergentes y economías en desarrollo. Hasta u$s 10.000 millones podrían ponerse a disposición de nuestros miembros de bajos ingresos a través de nuestro facilidades de financiamiento concesionario, que tienen tasas de interés cero.

El Fondo ya cuenta con 40 arreglos en curso, con compromisos combinados de aproximadamente u$s 200.000 millones. En muchos casos, estos arreglos pueden proporcionar otro vehículo para el rápido desembolso de la crisis financiera. 

Tags relacionados