Coronavirus: colegios privados reclaman asistencia estatal para pagar salarios y descartan rebaja sustancial de cuotas

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, analizó la situación del sector con representantes de las cámaras y acordó fijar una serie de "recomendaciones" para aliviar así sea mínimamente los bolsillos de los padres. Se descartan grandes recortes en los abonos mensuales.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, realizó una videoconferencia con los representantes de los colegios privados del país en el marco de la suspensión de las clases presenciales a causa de la pandemia de Coronavirus, y atendió una serie de reclamos que los colegios vienen acumulando, particularmente por las dificultades para afrontar el pago de haberes a personal docente y no docente en el marco de la cuarentena generalizada.

Las cámaras de la educación de gestión privada llevaron un panorama sombrío debido al estrés financiero que atraviesan buena parte de los colegios, y conversaron con el ministro sobre la posibilidad de fijar "recomendaciones" mínimas a adoptar en tiempos de emergencia económica y sanitaria, pero que lejos están de representar rebajas significativas en las cuotas escolares, que en todo caso deben negociarse con las autoridades de cada provincia.

Con las clases interrumpidas promediando marzo, muchos son los colegios que no terminaron de percibir el pago de las matrículas y por eso ven con preocupación el pago de haberes de abril. Por eso, también demandan que se exceptúe a parte del personal de la cuarentena para facilitar el cobro de los servicios que, subrayan, no se ha interrumpido pese al aislamiento. 

El ministro y las cámaras hablaron sobre la posibilidad de ofrecer prórrogas a la fecha de vencimiento de las cuotas, que suelen caer el 10 de cada mes, e incluso no cobrar intereses por mora. Como parte del esfuerzo, las instituciones recortarían el cobro de servicios no ofrecidos en este tiempo (como comedor y transporte), ofrecerían becas transitorias y planes de pago ajustados a la realidad de cada familia.

Trotta y su jefe de gabinete dialogaron con representantes de colegios privados.

Los educadores se llevaron el compromiso del Gobierno nacional de ser incluidos en las medidas excepcionales dictadas para ayudar al resto de las empresas privadas, y la posibilidad de recibir créditos con tasas bonificadas para sostener salarios.

En la antesala de este encuentro, y en representación de las instituciones eclesiales, que acapara buena parte de la oferta educativa privada, el arzobispo de Rosario y presidente de la Comisión Episcopal de Educación Católica, Eduardo Martín, le solicitó por carta al Gobierno nacional que estos colegios puedan ser receptores de créditos blandos para el pago de las nóminas salariales, facilidades impositivas, prórrogas o quitas en lo que refiere a aportes patronales, y se evite en estos establecimientos el corte de servicios en caso de mora o falta de pago.

Al término del contacto virtual con representantes de las cinco asociaciones más representativas, Trotta resaltó la "mirada común" en pos de "garantizar el derecho a la educación".

El ministro de Educación también reconoció "la necesidad de mantener las fuentes de trabajo y el pago de los salarios del personal docente y no docente , lo que deberá congeniar con la difícil situación que atraviesan las economías familiares en momentos de aislamiento obligatorio.

De la reunión con Trotta y su jefe de gabinete, Matías Novoa Haidar, participaron Norberto Baloira por la Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (Coordiep); Rodolfo De Vincenci, del Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP); el padre José Álvarez, Consejo Superior de Educación Católica (Consudec); Martín Zurita, por la Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos Aires y (Aiepba/Junep) y Laura Goldberg, subsecretaria de Acciones para la Defensa del Consumidor.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día