U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

Coparticipación: sólo la provincia de Buenos Aires no perdió contra la inflación

Un trabajo del Iaraf advierte que en el último año todas las jurisdicciones, con excepción de la dirigida por Eugenia Vidal, presentaron una caída de los envíos automáticos en términos reales. A nivel porcentual pero de su crecimiento nominal, el distrito bonaerense comparte, además, el podio con Caba en cuanto a los más beneficiados con la suba de los fondos que mandó la Nación entre 2015-2018. 

Coparticipación: sólo la provincia de Buenos Aires no perdió contra la inflación

Los envíos automáticos a provincias, que se nutrieron desde 2015 con la coparticipación y, hasta el tercer cuatrimestre de 2018, del fondo federal solidario (FFS), aumentaron contra 2015 un 9,7%, pero la distribución  de esa mejora no fue pareja. Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), CABA y la provincia de Buenos Aires se llevaron el 72,6% de esa suba, donde el distrito conducido por Maria Eugenia Vidal recibió 32,7% del incremento, mientras el administrado por Horacio Rodríguez Larreta le tocó el 39,9. 

También "medidas en pesos constantes por habitante", el ranking de participación está liderado por Caba y Buenos Aires, donde la Ciudad en la que tiene asiento la capital del país "resultó la mayor beneficiada desde este punto de vista, con envíos automáticos por habitante $12.544 mayor". Le siguen Buenos Aires y Santa Fe con una ganancia por habitante mayor a $1.000 pero inferior a los $2.000.

La provincia de Buenos fue la única que no presentó una caída de su coparticipación en términos reales, es decir cuando se les desagrega la inflación.


"Al medir su evolución en términos reales -es decir en moneda constante del año 2018- se aprecia que las transferencias automáticas en los últimos años tuvieron un incremento de $96.757 millones para el consolidado provincial, un 9,7% en todo el periodo. Este crecimiento de los envíos automáticos se explica por la coparticipación, que aumentó $117.312 millones durante el período analizado. En tanto, el FFS registró una baja de $20.555 millones en moneda constante entre los valores de 2015 y el correspondiente a 2018 (este último cabe recordar que no registró valores en el último cuatrimestre ya que se eliminó el FFS)", dice un trabajo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que a partir de estos datos concluye: "Las provincias recibieron más recursos
automáticos que en el año 2015
, revirtiendo procesos previos donde la tendencia era la inversa".

Sin embargo, el mismo trabajo advierte que los "hitos" en los que se basó el incremento "no afectaron a todas las jurisdicciones de la misma manera, haciéndolas participar del mencionado crecimiento total de los recursos automáticos de forma heterogénea". Esos hitos son la existencia de "cambios legales muy relevantes en la relación de distribución de recursos entre nación y provincias; los más importantes están relacionados con la devolución gradual de la precoparticipación del 15% destinada a ANSES, el Consenso Fiscal del año 2017 y otros decretos que modificaron el esquema de distribución automática de recursos entre provincias, además de la ya mencionada eliminación del FFS". 

"La provincia de Buenos Aires experimentó un marcado incremento en el último año de la mano del Consenso Fiscal. Este último dispuso cambios en la distribución de impuestos, notablemente en lo que se refiere al impuesto a las ganancias y el desarme de los fondos y asignaciones específicas que surgían del mismo (la más significativa tenía que ver con el Fondo del conurbano bonaerense) y de los cuales la provincia no participaba. La suba de los envíos automáticos en el período 2015-2018 fue de $31.667 millones medidos en moneda constante de 2018", describe el trabajo para explicar los beneficios de las arcas bonaerenses.

Sobre la mejora para las arcas porteñas, dice: "Por el lado de los ingresos recibidos por la CABA, su crecimiento en dicho periodo fue de $38.575 millones medidos de la misma manera. En un primer momento este cambio estuvo determinado por el Decreto 194/2016, que incrementó su coeficiente de distribución en la coparticipación con el fin de solventar el traspaso de la Policía Federal al ámbito metropolitano (de 1,40% a 3,75%). No obstante, en el último año la jurisdicción también resultó beneficiada por los cambios en la distribución de impuestos implementados en el Consenso Fiscal, que la hacían beneficiaria neta junto a Buenos Aires ante el cambio en la manera de repartir los impuestos a las Ganancias y el impuesto al Cheque. Si bien dentro del Consenso se estableció específicamente una reducción de su coeficiente de distribución a fin de dejarla en igualdad de condiciones con el resto de las provincias, en una suerte de “compensación inversa”, la baja dispuesta en el Decreto 257/2018 (de 3,75% a 3,5%) no fue suficiente para equipararla al resto de las jurisdicciones".

La importancia económica y política de este análisis radica en que, como el Iaraf lo subraya, las transferencias automáticas "constituyen un recurso clave para las finanzas provinciales", al punto de el "último dato anual disponible sugiere que las mismas representaron nada menos que el 42% de los recursos totales de las 24 jurisdicciones tomadas en conjunto, dato que contiene en su interior mucha diversidad, puesto que hay no menos de 11 jurisdicciones en las que la importancia trepa a más del 60%". 

Las menos beneficiadas con la suba fueron San Luis, Santa Fe y Córdoba, con una participación en el crecimiento de los envíos automáticos de 1%, 7,6% y 6,3% respectivamente. Sin embargo, "estas jurisdicciones incrementaron su coparticipación de manera significativa debido a que, a partir del año 2016, se les restituyó el total de la precoparticipación del 15% que previamente se destinaba a financiar a ANSES, en función de decisiones de la Corte Suprema de Justicia a finales del 2015. En cambio, las restantes llevan un acumulado de 9 puntos porcentuales de los 15; que a partir de enero de este año es de 12 puntos, y llegará a la devolución plena el año que viene". Pero como restan todavía 2 años de restitución de la precoparticipación del 15% de la ANSES", en el futuro se va a tender a nivelar las diferencias que hoy existen con Córdoba, Santa Fe y San Luis".

Según el Iaraf Caba y la provincia de Buenos Aires también son las más beneficiadas en la suba de los envíos cuando la medición se hace "en pesos por habitante", ya que "en este indicador no solamente incide el dato de coparticipación total, sino también la evolución demográfica". Esto porque las transferencias automáticas son una fuente de financiamiento del gasto público subnacional", de ahí que el de los fondos automáticos por habitante sea "un indicador concreto que permite medir su dinámica". 

"Lo primero que surge es que 18 jurisdicciones recibieron menores transferencias automáticas medidas en pesos constantes por habitante, mientras que 6 jurisdicciones terminaron en una mejor situación que 2015. CABA resultó la mayor beneficiada desde este punto de vista, con envíos automáticos por habitante $12.544 mayor. Le siguen Buenos Aires y Santa Fe con una ganancia por habitante mayor a $1.000 pero inferior a los $2.000. En el otro extremo, las provincias con mayores bajas fueron Tierra del Fuego y Santa Cruz con caídas en las transferencias por habitante de $4.516,6 y $3.167,4 respectivamente", detalla el Iaraf. 


Como síntesis, el Iaraf refuerza que "las provincias tomadas en conjunto terminaron el año 2018 con mayores envíos automáticos en relación a los que recibieron en 2015, marcando un cambio significativo respecto a los años previos. Asimismo, es relevante notar que el incremento vino de la mano de la coparticipación ya que el Fondo Federal Solidario cayó en esta comparación (en parte porque fue eliminado a mediados de 2018). En este sentido, como los principales cambios de la distribución primaria se hicieron relacionados a Buenos Aires y la CABA, los números marcan que dichas jurisdicciones son las que más participaron del aumento de la masa de recursos que se enviaron de manera automática a las provincias. Asimismo, al considerar el dato en pesos constantes por habitante, claramente la participación de muchas de las provincias en el crecimiento de los envíos por coparticipación y FFS fue de una magnitud relativamente baja, lo que determinó que en 18 de ellas crecieran por debajo de la dinámica poblacional, y que como consecuencia caigan los envíos automáticos medidos en pesos constantes por habitante".

La inflación, la hora de la verdad

Todo este análisis nominal debe ser filtrado por un dato ineludible en la Argentina. El de la inflación. En ese sentido el Iaraf advierte que todas las jurisdicciones, con excepción de Buenos Aires, presentaron una caída de la coparticipación en términos reales, es decir cuando se les desagrega el aumento de los precios, en la comparación entre el primer bimestre del 2019 contra igual período de 2018. En el gráfico que ilustra esta parte del trabajo se puede observar que Buenos Aires logró un saldo positivo contra la inflación del 12,9. El contraste fue Caba, que perdió contra el aumento de precios en un 10%.

Según el documento, "entre las provincias que mostraron la menor pérdida de poder adquisitivo se encuentran Santiago del Estero, Jujuy, Chubut y San Juan, con caídas inferiores al 2% real. Esto se debe a que la base de comparación interanual es relativamente baja, ya que en el primer bimestre de 2018 estas jurisdicciones no recibieron envíos en concepto de compensación porque aún no habían adherido al Consenso Fiscal en sus respectivas legislaturas. La Pampa también muestra un leve baja en términos reales (0,6% interanual), que se relaciona con que comenzó a recibir recursos extra tras el fallo de la CSJN de noviembre pasado, por la distribución de los costos de autarquía de AFIP". 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping