Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Congreso del PJ: avanza una cláusula K para que diputados no deroguen la Ley Cerrojo

Desde el kirchnerismo alientan la idea de que el partido, en su reunión del miércoles para iniciar la renovación, obligue a los exiliados, como Bossio, a no dar quórum al Gobierno

En la última reunión del PJ hubo pedido de autocrítica por la derrota

En la última reunión del PJ hubo pedido de autocrítica por la derrota

Marzo de 2004. El apoderado del PJ, Jorge Landau, y el fallecido operador todoterreno Juan Carlos "Chueco" Mazzón tenían toda la rosca cerrada para que el Congreso nacional del PJ fuera apenas un trámite. La pulseada entre el embrionario kirchnerismo y un duhaldismo que se jubilaría pronto, se tornó tan escandalosa que la filosa lengua del entonces ministro del Interior, Aníbal Fernández, bautizó al cónclave para la historia como "de alta peluquería". La anécdota recuerda hoy a los operadores justicialistas la imprevisibilidad de un debate con 855 congresales de todos el país, como el de pasado mañana en Obras Sanitarias. Más teniendo en cuenta la derrota electoral todavía difícil de asimilar.

La reciente reunión del Consejo, en Matheu al 100, con encendidos discursos en reclamo de autocrítica, marcó el fin de los encuentros exprés para aprobar documentos elaborados desde la Casa Rosada (por lo general con la pluma del chaqueño Jorge Capitanich). Las críticas y reproches pueden reeditarse, ampliadas. Y en el kirchnerismo avanza una idea que puede encender la mecha: una moción para que el PJ obligue a no dar quórum para derogar la Ley Cerrojo a sus legisladores, una cláusula que lleva el nombre de los diputados que se exiliaron de la bancada del FpV-PJ, comandados por Diego Bossio y aplaudidos por el salteño Juan Manuel Urtubey. Un palo en la rueda del macrismo que, a pedido del juez Thomas Griesa, quiere borrar esa traba legal para acordar con los fondos buitre.

Desde el nuevo bloque Justicialista ya anticiparon que sus representantes irán a Obras, a pesar de los posibles insultos en vivo que ya llegaron en forma de mensajes de texto al ex celular del ex director de Anses. Con el aval judicial, todos los congresales peronistas recibieron la invitación, menos los 86 cordobeses con el díscolo José Manuel de la Sota (como las brujas, las casualidades existen...) por tener el mandato vencido.

La cláusula prohibitiva ya fue esbozada la semana pasada. En reunión del PJ bonaerense, la diputada Teresa García, una de las más enojadas con Bossio, elevó la idea para que el partido impida a sus diputados/afiliados "tratar iniciativas que contemplen un endeudamiento por parte del Ejecutivo". Con el mismo objetivo irá a Obras un sector de congresales K.

Ante la amenaza de intervención judicial, el PJ nacional está obligado a ir a internas. En lo formal, la razón de ser de la convocatoria del miércoles, es conformar la junta electoral que iniciará el cronograma que terminará el 8 de mayo. El segundo punto será evitar en 2020 esta misma y obligada situación: piensan modificar la Carta Orgánica (que estipula internas partidarias por voto de afiliados que nunca en su historia se realizaron) para que sean los congresales los que elijan su máxima autoridad.

Con el resultado de las urnas a cuestas, sin querer por ahora más derramamiento de sangre, tanto halcones (camporistas) como palomas (moderados), avanza la postura de entronizar una "lista de unidad" o una "conducción colegiada", según sea el interlocutor. En esa hipótesis, toma fuerza el nombre del sanjuanino José Luis Gioja, eterno comodín pejotista en búsqueda de equilibrio.