Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Conflictos gremiales afectarán hoy los vuelos y el reparto de combustibles

Controladores aéreos anunciaron una huelga de 48 horas. Camioneros mantiene la protesta que paralizó la distribución de naftas y amenaza con medidas en recolección

El paro de controladores provocará demoras y cancelaciones de vuelos

El paro de controladores provocará demoras y cancelaciones de vuelos

Reclamos salariales y gremiales nutrirán hoy un escenario de fuerte conflictividad laboral, con protestas y huelgas que amenazan complicar desde los vuelos comerciales, la distribución de combustibles y hasta la producción en las fábricas de alimentos de todo el país.

Las dificultades mayores se concentrarán en los aeropuertos, donde los controladores aéreos y otros empleados de las áreas técnicas agrupados en ATE anunciaron un paro de 48 horas en rechazo a la implementación de un nuevo convenio colectivo para la actividad que, según denunciaron, excluye la participación de ese gremio en las negociaciones.

Dirigentes de ATE anunciaron que la medida de fuerza, que se iniciará a las 6 de hoy y se extenderá durante toda la jornada de mañana, afectará por completo la actividad en todos los aeropuertos del país y que solo se garantizarán los vuelos sanitarios, en tanto que desde el Gobierno afirmaron que trabajan para asegurar la prestación de servicios y evitar cancelaciones y demoras en los vuelos. Pese a ello y tras la ratificación de la huelga, diversas aerolíneas comerciales comenzaron ayer a reprogramar o suspender algunos de sus servicios.

El Gobierno, a través de la Empresa de Navegación Aérea (EANA) del Ministerio de Transporte, descalificó la protesta dispuesta por los controladores al advertir que se trata de "una disputa entre sindicalistas y apunta a perjudicar al público usuario y a las empresas aéreas", según acusó el titular del organismo, Agustín Rodríguez Grellet.

Otro de los conflictos que preocupa a la administración de Mauricio Macri es el que involucra al sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, que mantiene paralizada desde el miércoles la distribución de combustibles en todo el país y que anoche ratificó la continuidad de la protesta (prevista inicialmente hasta hoy) pese a la conciliación obligatoria dictada por las autoridades del Ministerio de Trabajo.

Voceros del gremio dijeron a este diario que no fueron notificados de la resolución de la cartera laboral y, tras confirmar la protesta que afecta el reparto de naftas y gasoil, anticiparon que desde hoy podrían paralizarse en forma sorpresiva otras ramas de la actividad, como el transporte de caudales o los servicios de recolección de residuos y logística.

Camioneros puso en marcha la medida de fuerza en el sector de distribución de combustibles, protesta que amenaza el abastecimiento a nivel nacional, para redoblar la presión en la negociación salarial del sector, en la que exige un aumento del 42%. Además, el gremio reclama al Gobierno cambios urgentes para reducir la carga del impuesto a las Ganancias sobre los sueldos. "(Mauricio) Macri recibe a Mirtha Legrand y a los Rolling Stones, pero no a los trabajadores. Hoy la relación está menos diez", se quejó el número dos del sindicato, Pablo Moyano.

Durante la audiencia de ayer convocada por Trabajo, la representación de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) ofreció a los choferes una suba escalonada de 28%, pero la propuesta fue rechazada por el sindicato.

En tanto, desde hoy también se profundizará el plan de lucha que iniciaron esta semana los trabajadores de la Federación gremial de la Alimentación, cuya discusión paritaria quedó estancada ante las diferencias entre el planteo sindical de un incremento de 40% y la propuesta empresaria de una recomposición del 30%.

Así, tras el vencimiento de la conciliación dictada en el conflicto, los operarios del sector decidieron retomar las protestas y a partir de hoy llevarán adelante por tiempo indeterminado un paro de dos horas por turno de producción que afectará la actividad en todas las fábricas de alimentos del país.