Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Conflicto petrolero: Pereyra se reúne hoy con Frigerio

Sindicatos petroleros, empresas y el Gobierno están manteniendo negociaciones para intentar evitar 1200 despidos en la Patagonia por la paralización de equipos de producción, a pesar de los subsidios a las exportaciones. El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, se reunirá hoy a las 16 en la Casa Rosada con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a quien consideró "más político" que otros funcionarios a la hora de dialogar. "Frigerio es más político y entiende mejor la situación que estamos atravesando" reflexionó el sindicalista.
Ante la posibilidad de despido de miles de trabajadores, el sindicalismo prometió "no permitir una sola cesantía" y denunció a las compañías por bajar equipos de producción a pesar de recibir millonarias compensaciones económicas. Pereyra advirtió que las empresas que operan en la región están paralizando equipos a pesar del acuerdo por el que el Gobierno subsidia con entre u$s 22 y u$s 23 por barril para alcanzar un precio interno de
u$s 67,50.
A principios de 2015, los sindicatos firmaron con el Gobierno de Cristina Kirchner, los gobernadores y las empresas un acuerdo para mantener la actividad, por lo que se fijó el precio interno del crudo en u$s 77 en la provincia de Neuquén. Ya con la administración de Mauricio Macri, el convenio fue revisado y se extendió pero con un precio interno de u$s 67,50, lo que contemplaba una fuerte suba en los precios de los combustibles para que sean los consumidores lo que afronten la compensación. Aún con la baja, ese acuerdo contemplaba un mejor precio que la cotización internacional para las compañías a cambio de mantener la actividad y no despedir trabajadores, principalmente en el caso del gas. Para el gas se fijó un nuevo precio en boca de pozo que llega a u$s 5,80 el millón de BTU, con un subsidio para alcanzar los u$s 7,50, uno de los valores más altos del mundo, pero a pesar de esto –según señaló Pereyra– "las empresas siguen bajando equipos y vaciando la actividad".