EL PJ Y CAMBIEMOS DISCUTEN SI DEBATIRLA MAÑANA O EL JUEVES

Confiado en aprobarla, define el Senado cuándo trata reforma previsional

Inmune a las críticas de la CGT y la Iglesia, el peronismo se ampara en el paraguas de los gobernadores para ayudar al oficialismo a sancionar la iniciativa en el Congreso

El Senado definirá hoy en la reunión de Labor Parlamentaria el día en que buscará darle media sanción a la reforma previsional. Cambiemos y el peronismo intentarán resolver el tema mañana mismo, aunque para eso necesitarán de la aceptación de los dos tercios del recinto, dado que todavía no habrán pasado los siete días reglamentarios desde la firma del dictamen. Si hay dificultades para reunir esa mayoría especial, los legisladores sesionarán el jueves, aunque eso significará que lo harán al filo del plazo reglamentario (las sesiones ordinarias terminan el jueves), algo que el bloque de Miguel Pichetto querría evitar.

Si se imponen las voluntades del oficialismo y de su principal aliado en este tema, el PJ, el tratamiento de la reforma previsional coincidirá con dos hechos significativos que mantendrán a la zona del Congreso movilizada: la jura por la mañana de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como senadora, y la marcha convocada para la tarde por el gremio de Camioneros, la Corriente Federal, las dos CTA y otras organizaciones en contra del cambio en el cálculo del incremento jubilatorio.

A esas expresiones críticas se les sumó en las últimas horas el presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado, monseñor Jorge Lugones, quien consideró que la reforma previsional que el Gobierno acordó con el peronismo encierra "una inequidad". "Es una inequidad, una desigualdad que tenemos que tener muy en cuenta, porque los jubilados son trabajadores, si bien están jubilados en este momento, en una tarea pasiva, pero son o han sido trabajadores", marcó el religioso.

Para la Comisión de Pastoral Social del Episcopado, la reforma previsional encierra "una inequidad".

A pesar de esos rechazos, el peronismo se ampara en el paraguas de los gobernadores para avanzar con el proyecto y por eso ayer el propio Pichetto cruzó a Lugones. "Lo que dijo monseñor Lugones... deberían ocuparse de las cosas de Dios. Muchos curas hablan sin saber nada. Hay que tener un sistema jubilatorio que sea previsible para todos aquellos que aportan", sostuvo el jefe del bloque del PJ-Frente para la Victoria en declaraciones a FM Milenium.

Pichetto salió al cruce de las críticas de la Pastoral Socail: "Deberían ocuparse de las cosas de Dios".

En esa entrevista, el rionegrino insistió en marcar que el proyecto de reforma laboral será tratado después del 10 de diciembre "con los nuevos senadores". "No hay ninguna voluntad por parte de los senadores para tratar el tema de la reforma laboral", señaló. Para Pichetto hubo un cuestionable cambio de estrategia oficial respecto del tema, porque el Gobierno "la venía trabajando muy bien, haciendo un abordaje por sector" y después "lo cambió".

Descontento con los sectores de la CGT que cuestionan la reforma, Pichetto subrayó que "indudablemente no hay uniformidad, no hay consistencia, no puede haber voces que surjan de la propia CGT en contra de lo que acordó" y volvió a decir lo mismo que había anunciado la semana pasada: "Hasta que no tenga consenso en el sector del trabajo, no la vamos a acompañar".

Tags relacionados