POR EL HALLAZGO DE $ 100.000 Y U$S 30.000 EN SU DESPACHO

Condenaron a tres años de prisión a Felisa Miceli, pero no irá a la cárcel

El Tribunal Oral Federal redujo la pena inicial fijada contra la ex ministra de Economía, que en 2007 renunció a su cargo envuelta en el primer escándalo por corrupción kirchnerista

La ex ministra de Economía Felisa Miceli se convirtió en la segunda funcionaria condenada con pasado en el Gobierno, junto con el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. A cargo de la cartera en 2007, en el cierre de la presidencia de Néstor Kirchner, Miceli recibió la condena del Tribunal oral federal número 1 a la pena de "tres años de prisión condicional" por el hallazgo en su despacho de una bolsa con $ 100.000 y poco más de u$s 30.000, en junio de 2007. Por tratarse de una pena "condicional", la ex funcionaria no irá a la cárcel por decisión del tribunal, que fijó así una nueva pena en el caso, luego de que se le impusiera una condena inicial de cuatro años.
La ex ministra presenció la lectura del veredicto junto a sus abogados, luego de quebrar en llanto al dar sus últimas palabras ante los magistrados Adrián Grunberg, Oscar Amirante y Pablo Laufer. Los jueces ordenaron el decomiso de los
$ 100.000 hallados en el despacho de Miceli y dispusieron el depósito a nombre del tribunal "bajo apercibimiento". Antes, el fiscal Juan García Elorrio había pedido para la ex funcionaria la pena de tres años y seis meses de prisión efectiva.
Felisa Miceli había sido condenada en diciembre de 2012 a la pena de cuatro años de prisión, ya que se la encontró culpable de encubrimiento por el origen del dinero del cual ella intentó justificar sin éxito que había sido un préstamo de un hermano actualmente fallecido y de la destrucción del acta policial en el cual se dejó constancia durante una inspección de lo encontrado en su despacho. El año pasado, la sala II de la Cámara Federal de Casación Penal con los votos de Alejandro Slokar y ngela Ledesma confirmó la condena, pero dispuso fijarle una nueva pena, acorde a los hechos. En la audiencia de ayer, el fiscal pidió una pena que procedía a una eventual detención en caso de prosperar.
La ex ministra habló ante el Tribunal y se quebró. "Sería tremenda injusticia que yo vaya presa, estoy arrepentida de haber llevado el dinero, fue un error. Nunca jamás voy a ocupar un cargo público, ya aprendí la lección. No es por miedo, es porque me da rabia, me da pena que haya tanta injusticia", se quejó Miceli. "Durante cinco años fui procesada por encubrimiento, y no se sabía si era de lavado de dinero o administración fraudulenta. Luego dijeron que era por administración fraudulenta, yo dije que fue un préstamo personal", añadió e insistió con su inocencia.
Junto con la pena, que incluye la inhabilitación por seis años para ejercer cargos públicos y el decomiso del dinero, los jueces del Tribunal le fijaron ciertas reglas de conducta a Miceli, tales como establecer domicilio y someterse al control del patronato de liberados. Cabe recordar que la condena de Miceli a raíz del primer veredicto que se dictó fue apeladay se encuentra a estudio de la Corte Suprema de Justicia, y ahora en simultáneo puede el fiscal interponer un recurso para conseguir una pena más alta de la que se le impuso, tal cual él reclamó.

Tags relacionados