Con varios ejes en mente, llega la 'misión observadora' del FMI

La delegación del organismo trabajará esta semana con funcionarios, dirigentes opositores, empresarios y sindicalistas para palpar la coyuntura argentina y obtener un "mayor entendimiento" del rumbo de la política económica.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) llega este martes para empaparse de la coyuntura económica argentina durante toda la semana, visita que constituye uno de los últimos pasos previos al inicio formal de las negociaciones entre la Argentina y el organismo multilateral en busca de un nuevo programa de financiamiento.

La comitiva del Fondo está integrada por la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de misión para Argentina, Luis Cubeddu. También participará Trevor Alleyne, representante residente del FMI en Argentina.

En principio, la idea del FMI es entrevistarse de manera informal con referentes del equipo económico y funcionarios del Gobierno y las autoridades del Banco Central (BCRA), dirigentes de la oposición y representantes de los mundos sindical y empresarial, señalaron desde el Fondo. Especialmente, con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente de la autoridad monetaria, Miguel Pesce.

Por un lado, la misión analizará las previsiones oficiales que figuran en el proyecto de ley del Presupuesto 2021 que debe tratarse en el Congreso, especialmente en los planos fiscal y de crecimiento.

Cubeddu y Kozak, en febrero, con Guzmán, y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos.

Mientras este año podría terminar con un déficit primario de entre 7% del PBI y 8%, en 2021 el rojo rondaría el 4,2% del producto. Ese agujero se taparía en un 40% con financiamiento local, a partir de licitaciones de títulos públicos, mientras que el resto se cubriría con emisión monetaria (hoy unos $ 700.000 millones), siempre según las proyecciones oficiales de la iniciativa.

En tanto, la economía caería más de 12% este año y rebotaría un 5,5% el año que viene, con lo que recuperaría un 40% de lo perdido este año. 

Pero también la misión buscará adentrarse en las últimas medidas adoptadas por el Gobierno, tanto en el frente cambiario como en el sector externo. Es que la visita se había confirmado justo después del endurecimiento del cepo para las empresas que quisieran pagar sus deudas financieras, lo que representa una dificultad severa para el sector privado.

No obstante, luego de que se confirmara la llegada de los funcionarios del FMI, el Ejecutivo anunció un esquema de bajas transitorias de las retenciones a la soja y a sus derivados y una reducción más agresiva en la industria, además de subastas de bonos atados al dólar que puedan vehiculizar los pesos que reciban aquellos exportadores que decidan liquidar, por lo que también buscarán obtener detalles de las prioridades del Gobierno.

Por otro lado, la situación del empleo y las condiciones de inversión también estarán en el itinerario de la delegación del Fondo, dado que se reunirá con dirigentes empresariales y sindicales. La desocupación en el segundo trimestre trepó al 13,1%, pero con un desplome de la tasa de actividad que resultó en 4 millones de puestos menos en la comparación interanual, lo que deja una situación social muy delicada que el FMI intentará palpar.

Guzmán anunció una baja gradual de retenciones para la soja y una más agresiva para la industria.

Sin embargo, tanto desde el Gobierno como desde el organismo coincidieron en que esta visita es de carácter informal y no forma parte de las conversaciones oficiales para la obtención de un nuevo programa de financiamiento, que comenzarán en noviembre, dado que por el anterior Argentina debe actualmente unos u$s 45.000 millones en capital

A pesar de las nuevas tensiones cambiarias y la profundización de los problemas fiscales, desde el Gobierno aseguran que todavía sigue con la intención de llegar a un acuerdo con el Fondo a principios de 2021, antes de abril, dado que en 2022 ya comienzan los pagos más exigentes.

El plan oficial que figura en el Presupuesto 2021 es postergar los pagos de principal hasta 2024, mientras que los intereses a pagar el año que viene, por u$s 3735 millones, se abonarían con desembolsos de otros organismos multilaterales. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios