Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con un mayor ritmo de gasto, ahora la pregunta es de dónde saldrán los pesos

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

por  HERNÁN DE GOÑI

Subdirector Periodístico
0

El escenario fiscal está mutando a la misma velocidad que el gasto público. Después del parate que el propio gobierno forzó en el inicio de su gestión, por la necesidad de establecer un borrón y cuenta nueva en los pagos de las obras públicas, ahora le dio otra dinámica. Ya no quedan vestigios de ahorro y el déficit empezó a crecer a velocidad crucero. El salto más intenso se dio en junio, cuando las erogaciones alcanzaron un ritmo superior a 60% anual. Hoy el gasto primario pasó de crecer al 15% hasta mayo, a mostrar a mitad de julio variaciones de 46%.

Lo que está en discusión no es la justificación de este incremento (atado a necesidades políticas tanto como económicas), sino su financiamiento. El Ejecutivo sabe que puede cumplir la meta de un rojo de 4,8% del PBI, porque el tamaño de la economía medido en pesos por el Indec (el denominador de dicho cociente) es un número elástico, por ponerle un adjetivo elegante.

El test más inmediato será el retorno de la deuda ajustada por CER, que activará hoy el Palacio de Hacienda. Si el mercado responde, aliviará otras alternativas onerosas para el objetivo inflacionario, como la venta de divisas al BCRA a cambio de pesos, o las emisiones externas que presionan a la baja el tipo de cambio. Si las necesidades de pesos siguen altas, los analistas perciben que al Central le costará llevar la inflación al sendero prometido de 1,5% anual. Queda por delante afrontar la reapertura de las paritarias semestrales, que será otro momento clave del segundo semestre. Contener el gasto, la cantidad de pesos y las expectativas inflacionarias determinarán cómo y cuándo comenzará la recuperación del PBI.