Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con un discurso único para aplacar la interna, la CGT reiteró críticas al Gobierno

Schmid fue el único orador y profundizó los cuestionamientos por la política económica del Ejecutivo. Hubo cruce de cantos entre afiliados de distintos sindicatos

Schmid acusó al Gobierno de alentar la división de la central obrera

Schmid acusó al Gobierno de alentar la división de la central obrera

Con la apuesta de recrear una foto de unidad que logre acallar las diferencias internas que escalaron tras el paro general del mes pasado y volvieron a sembrar el temor por una fractura, la CGT realizó ayer su propia celebración por el Día del Trabajador en el microestadio de Obras Sanitarias y concentró en un mensaje único sus críticas por los efectos de la política económica del Gobierno sobre los trabajadores. Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato de mando de la central, fue el responsable de traducir en su discurso el esfuerzo cegetista por fortalecer el proceso de reunificación sindical pese a que la puja interna volvió a florar en medio del acto a partir del cruce de cantos que intercambiaron grupos de afiliados de diversos gremios.

"Hay quienes nos quieren conducir a una confrontación", reaccionó Schmid al intentar aplacar al auditorio. Y de inmediato emprendió una renovada embestida contra la administración macrista. En esa línea reiteró los reclamos que apalancaron la huelga general de la CGT del 6 de abril y profundizó las advertencias por el impacto socio-laboral de política económica de la Casa Rosada.

"¿Quién puede sostener en la Argentina que con media población que tiene dificultades para llegar a fin de mes puede creer en una democracia y en la República? ¿Quién carajo puede sostener que eso es viable en este momento de la historia?", advirtió el dirigente en sus críticas, mientras el ex líder cegetista Hugo Moyano lo aplaudía en la primera fila del auditorio. En el escenario se acomodaron Héctor Daer, otro de los referentes del triunvirato, y los principales miembros del consejo directivo de la entidad. Carlos Acuña, el triunviro restante, pegó el faltazo, pero con aviso, según la explicación de los jefes cegetistas.

Tras subrayar la actitud "responsable y madura" de la CGT en los 16 meses de gestión macrista, Schmid reprochó que el Ejecutivo "no está haciendo lo que hay que hacer" para cerrar la grieta en la sociedad y le reclamó "gobernar para todos". "Debemos terminar de zanjar las diferencias entre millones de compatriotas que no tienen ninguna oportunidad y otros que se llenan los bolsillos a costillas del sacrificio nacional", remarcó en directa alusión a los efectos de algunas medidas oficiales sobre el empleo y el deterioro de la industria nacional.

Pese a los esfuerzos de los gremialistas para intentar mostrar una imagen fortalecida de unidad, las diferencias emergieron tanto entre los cánticos de los militantes que colmaron el estadio, como en los cuestionamientos de diversos dirigentes contra el ruralista Gerónimo Venegas por convertir a Macri en la figura central de su propia convocatoria por el Día del Trabajador. "Me daría vergüenza tener que llevar a los trabajadores de mi gremio a aplaudir a un Presidente que está llevando adelante estas medidas que los perjudican", lanzó Pablo Moyano, número dos de Camioneros. Y advirtió que "en un tiempo no muy largo" la CGT retomará "las medidas de fuerza" contra la administración de Cambiemos.