SE ESPERA UNA RONDA DE NEGOCIACIÓN EN BRUSELAS PARA JULIO PRÓXIMO

Con ruido interno, el Mercosur exige a la UE definiciones por el TLC

Argentina pidió avanzar rápidamente, pero Uruguay tensó el clima con Bruselas y propone negociar con China y Rusia. Las elecciones en Brasil amenazan el futuro del tratado

Como se esperaba, la cumbre del Mercosur no estuvo exenta de discusiones acerca del futuro de la plataforma de integración comercial que comparten la Argentina, Brasil, Paraguay y el Uruguay.

 

Ayer en Asunción, la vicepresidenta Gabriela Michetti reemplazó a Mauricio Macri en el traspaso de mando en favor del mandatario oriental, Tabaré Vázquez, quien desafió en su discurso a la Unión Europea (UE) a facilitar el desenlace del acuerdo de asociación estratégica, y propuso además una nueva agenda de negociaciones, con China y la Unión Euroasiática, que domina Rusia e integran naciones de la ex URSS, al tope del interés.

"En el Mercosur trabajamos para que el resultado de la negociación con la UE sea el mejor, pero cuando de bailar se trata, hacen falta dos. No estamos dispuestos a perder el tiempo en negociaciones eternas; precisamos capacidad técnica, pero acompañada de voluntad política real", sentenció el médico uruguayo, quien añadió que su país "no está dispuesto a firmar un acuerdito". "No es una amenaza ni un delirio: es simplemente dignidad", redobló Vázquez.

Tabaré habló en estos términos, de acuerdo al parecer argentino, para calmar las tensiones que vive al interior del Frente Amplio, su coalición de gobierno, y para poner en evidencia el descontento que los orientales tienen con la negociadora europea, Sandra Gallina, inflexible ante ciertos pedidos sudamericanos.

Ayer, la Comisión Europea reiteró que el Mercosur aún tiene "trabajo por hacer" en varios capítulos de cara a la conclusión del acuerdo comercial. Fue después que el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, pidiera a los europeos "voluntad real" de terminar.

En la reunión a puertas cerradas, los cancilleres del Mercosur hablaron sobre los puntos a llevar a una próxima reunión técnica, por celebrarse en Bruselas, y que anticiparía otra reunión de alto nivel político.

Los esfuerzos van en alza para llegar al anuncio del acuerdo antes de que Brasil entre en campaña electoral. Dada la incógnita respecto al sucesor de Michel Temer, y su baja popularidad, hay voces que se quejan por una presunta estrategia europea para dilatar el acuerdo hasta tanto haya un panorama claro, mientras otras acusan a los mismos brasileños de perjudicar los progresos.

En otro orden, Uruguay sorprendió al pedir discusiones serias con China y Rusia, entre otros países. Si bien esta no fue una prioridad durante la gestión de Susana Malcorra en la Cancillería, el actual ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, admitió a El Cronista que este semestre "vamos a tener que discutir el modelo de flexibilidad negociadora del Mercosur, según quien sea el interlocutor".

Michetti, por su parte, aprovechó el escenario multinacional para defender la ida al FMI y renovar el compromiso con el multilateralismo. La vicepresidenta también reiteró la preocupación argentina por la crisis venezolana. "Queremos dejar en claro que no cesamos en nuestra denuncia", dijo Michetti. El bloque acompañó con un sutil comunicado en atención a la crisis social y humanitaria.

Tags relacionados

Más de Economía y Política