Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con cierto optimismo, automotrices miden competitividad e impuestos

Los presidentes de Renault, Ford, Toyota, Volkswagen y Fiat pronostican un buen 2017, aunque sin grandes repuntes. Confían en que ayudará la recuperación de Brasil, aunque todos apuestan por el mercado interno.

Con cierto optimismo, automotrices miden competitividad e impuestos

Luego de haber transitado un año complejo con el mercado brasileño en retroceso, la industria automotriz local plantea que el sector se ve cada vez más afectado por la falta de competitividad generada por la alta inflación y la sofocante presión impositiva. Sin embargo mantiene el optimismo, aunque moderado, para 2017. 

En el marco de la novena edición de ‘El Encuentro de los líderes’, El presidente y director General de Renaut Argentina, Luis Fernando Pelaez, señaló que “el impacto más grande que sufrió el sector en contra de la competitividad fue la inflación”. En esa línea, planteó que el Gobierno debería reducir el costo de vida a un dígito.

Por otro lado, indicó que otro gran obstáculo para crecer es la presión impositiva: “El impuesto global que se paga, es un nivel alto que supera el de Brasil, México y Colombia”. “Este es un elemento a trabajar en Argentina”, remarcó. 


Por su parte, el presidente de Ford Argentina y Chile, Enrique Alemañy, contó que desde su empresa están “logrando compensar las caídas de Brasil con la producción del mercado interno”.

Alemañy detalló que para el año que viene ve una modesta recuperación en el sector y por ende en Fort, por lo que estima un crecimiento en las ventas y una recuperación del mercado en Brasil. Aunque aclaró que será muy modesto. 

También coincidió que hay que aumentar la competitividad y que el Gobierno debe abordar el tema impositivo que es muy importante y que tanto afecta al sector. “Hay un trabajo que se tiene que hacer en ese aspecto”, apuntó.

 

 

“Soy optimistas con el 2017, pero todavía estamos en una etapa de análisis”, reconoció Alemañy. Vaticinó que el patentamiento en el mercado interno “va a crecer”, pero planteó que “si bajaran las tasas de interés ese numero crecería”. 

Por último, también proyecto crecimiento de las exportaciones con la mejora de Brasil. 


Desde Toyota, su presidente Daniel Herrero destacó: “Nosotros trabajamos muy fuerte en Latinoamérica, lo que nos permitió compensar la caída de Brasil”. 

Sin embargo, también planteó como temas urgentes para abordar, la falta de competitividad , la burocracia y el costo impositivo”. Mirando hacia en año que se avecina, Herrero fue optimista: “Tenemos una orden de pedidos de 25 mil unidades más, por lo que vamos a tener que multiplicar la fabricación”. “Seguimos con el plan de inversión”, aseguró.

Para el CEO del Grupo Volkswagen, Pablo Di Si, comentó que “es posible ser competitivo en Argentina. Pero cuando se da una caída como la de Brasil es imposible compensarla. La recuperación será a largo plazo”, profesó. 

Su mirada hacia 2017 “ es de un crecimiento robusto en el mercado nacional”, al mismo tiempo que consideró que no ve un repunte de Brasil en el corto plazo.


Por último, Cristiano Rattazzi, Presidente de Fiat, coincidió con sus colegas sobre con la “muy baja” competitividad que tiene el país y que tanto afecta a la industria automotriz. “Estamos a un nivel muy bajo”. 

“El sistema argentino por cuestiones de logísticas e innovación es muy baja la competitividad. Cuando nosotros vendemos a brasil la verdad es que son condiciones tremendamente complicadas”, enfatizó.

En ese contexto, evaluó que “haber dependido solo de Brasil ha sido un error estratégico de ambos países. Para mí deberíamos haber mantenido la competitividad con México”.

Dijo que era optimista hacia el futuro porque considera que se va a mantener la actividad de este año, pero aclaró que “va a ser medido, no va a ver un repunte”.