Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con más de dos tercios de votos, el Gobierno consiguió las leyes para el pago a los buitres

Cambiemos logró el apoyo incluso de 26 senadores del Frente para la Victoria que votó dividido. Tuvo colaboración de gobernadores y hasta del jefe del bloque peronista, Miguel Pichetto. Macri ya puede saldar la deuda con los holdouts

Durante más de doce horas el Senado debatió el pago a los buitres que cerraron Pichetto y Rozas

Durante más de doce horas el Senado debatió el pago a los buitres que cerraron Pichetto y Rozas

Por una abrumadora mayoría de 54 votos contra 16, el Senado convirtió anoche en ley el proyecto que habilita al Gobierno a endeudarse por hasta u$s 12.500 millones para pagarles a los fondos buitre y sacar al país del default. La votación confirmó el optimismo con que el oficialismo se manejó en los días previos: 26 senadores del PJ-Frente para la Victoria, incluyendo al jefe de ese bloque, Miguel Pichetto, respaldaron la propuesta del gobierno de Mauricio Macri.

La resolución llegó al cabo de una sesión extensa, de más de trece horas, en la que hubo contrapuntos pero con buen clima general entre oficialistas y opositores. La jefa del bloque PRO, Laura Rodríguez Machado, le agradeció el acompañamiento a Pichetto. Él retribuyó: "Considero fundamental resolver esta cuestión con rapidez y con inteligencia y hacer un aporte pensando en el país. Comprendemos que estamos frente a una sentencia judicial. Esta no es una reestructuración", defendió.

Hubo algunas sorpresas que favorecieron la postura de Cambiemos. Estuvo presente el riojano Carlos Menem, flamante aliado oficialista, que votó a favor del proyecto. Y además tres senadoras del PJ-FpV que en la previa se contaban entre los votos negativos terminaron apoyando el texto oficial. La primera en sorprender fue la formoseña Graciela De la Rosa, quien señaló: "No estoy de acuerdo con volver a endeudar a la Argentina, pero voy a votar a favor en resguardo de las reestructuraciones de Néstor y Cristina Kirchner". En los pasillos del Senado no descartaban presiones de su gobernador, Gildo Insfrán, para lograr ese voto.

Algo similar ocurrió con la sanjuanina Marina Riofrío y la jujeña Liliana Fellner, también del PJ-FpV. Esta última, a la sazón hermana del ex gobernador y actual presidente del PJ, Eduardo Fellner, había dejado trascender informalmente que rechazaría el acuerdo, pero a la hora de hablar en el recinto sorprendió. Tras un enfático discurso de rechazo a la iniciativa –uno de los más duros en el Senado ayer–, terminó diciendo: "Voto a favor porque no quiero que los medios digan que soy responsable de un solo despido en mi provincia".

En el grupo de los peronistas que respaldaron el acuerdo se anotaron también el salteño Rodolfo Urtubey, el santafesino Omar Perotti, el catamarqueño Dalmacio Mera, y los entrerrianos Sigrid Kunath y Pedro Guastavino, entre otros.

Pero ahí no se terminaron las sorpresas del peronismo. Sobre el final de la sesión, dos integrantes del Peronismo Federal cortaron con el misterio y revelaron su apoyo a la iniciativa. Fueron los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre, quienes a pesar de haber reclamado insistentemente y sin éxito cambios al proyecto para prohibir al Ejecutivo operaciones de crédito público o reestructurar deuda pública sin previa autorización del Congreso, terminaron votando a favor. De todas formas, Pichetto y otros senadores se unieron luego a ese reclamo.

Entre el puñado de senadores del PJ-FpV que rechazaron el proyecto se anotaron el bonaerense Juan Manuel Abal Medina, el neuquino Marcelo Fuentes, las santacruceñas Virginia García y María Labado, el sanjuanino Ruperto Godoy, la mendocina Anabel Fernández Sagasti y la chubutense Nancy González. Dos fueron los ausentes: Fernando ‘Pino’ Solanas, quien habló en contra del proyecto en la mañana y luego viajó hacia Estados Unidos; y la aliada oficialista Magdalena Odarda, de licencia por enfermedad, y quien en los días previos analizaba abstenerse en la votación.