Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con la visita de Obama, la Argentina y los EE.UU. relanzarán vínculo comercial

El apoyo para resolver el tema holdouts y la posterior liberación de crédito será clave en el corto plazo. Empresas preparan anuncios de inversión para los próximos meses

Con la visita de Obama, la Argentina y los EE.UU. relanzarán vínculo comercial

El relanzamiento de las relaciones políticas entre la Argentina y los Estados Unidos a partir de la visita del presidente norteamericano, Barack Obama, a fines de marzo estará acompañado de un nuevo impulso que se le dará al vínculo económico entre los dos países para reforzar el comercio bilateral y potenciar las inversiones en ambos destinos .

La decisión de Obama de visitar la Argentina se enmarca en el cambio propuesto desde el macrismo en términos de retomar la agenda internacional y abrirse al mundo, así como también en su interés por presentar al país como el nuevo líder regional –aprovechando la concentración brasileña en su mercado interno por la crisis que atraviesa– y capitalizar políticamente el cambio en la relación tras los diez años de kirchnerismo. No es casualidad que el Presidente de los EE.UU. visitará la Argentina en la misma gira en la que irá a Cuba, otro éxito de su gestión. En este contexto, el Departamento de Comercio norteamericano ya se puso a trabajar para crear una agenda de discusión de temáticas bilaterales que contribuyan a mejorar el vínculo comercial.

Entre los de corto plazo, el capítulo financiamiento no es menor. Con un apoyo de Obama a la gestión de Macri, podrían destrabarse mayores créditos de los organismos internacionales de crédito, como el BID y el Banco Mundial, así como también créditos del Eximbank (la agencia de créditos para exportaciones norteamericanas), hoy frenados por el "default técnico" de la Argentina.

El Gobierno está avanzando en la resolución del conflicto con los holdouts, con una propuesta ya oficializada, y tendría también el apoyo del gobierno norteamericano para que el tema pueda encarrillarse lo antes posible y que la gestión de Macri pueda, de esa forma, retomar el pago de la deuda que estaba performing. Si se concreta la salida del default próximamente, el camino del crédito para financiar exportaciones o inversiones de infraestructura en la Argentina estaría despejado, sostuvo el CEO de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham), Alejandro Diaz, quien mantuvo un encuentro la semana pasada con el subsecretario de Estado para el Comercio Internacional, Stefan M. Selig, para discutir este relanzamiento económico de la relación bilateral.

Como temáticas de mediano y largo plazo, estarán en la mesa de negociación, por ejemplo, los problemas para exportar carne y limones a los EE.UU.; la posibilidad de que, lobby privado mediante, el Congreso estadounidense vuelva a incluir a la Argentina en el Sistema General de Preferencias (SGP), que fija arancel 0 para un listado de productos; y la posibilidad de que, en el marco de esta mayor apertura internacional que busca promover Macri, poder trabajar para que la Argentina integre en algún momento el Tratado de Asociación Transpacífica (TPP). "La visita de Obama nos detonó la necesidad de detectar inversiones y en los próximos meses podrían estar anunciándose varias en los sectores de infraestructura, energías renovables, agronegocios y telecomunicaciones. Hasta ahora, debido a la política las condiciones no estaban dadas y ahora si bien no estamos pensando en el libre comercio total como ocurría en los ‘90, tampoco en lo que vivimos hasta hace seis meses", afirmó el directivo de Amcham. De todos modos, según él, el grueso de las inversiones se concretará en 2017. Diaz también manifestó que hoy la Argentina no crecerá por mayor flujo de comercio –el mundo está en caída, con precios de los commodities bajos–, por lo que será necesario un fuerte aumento de las inversiones. "Creo que las empresas norteamericanas pueden aportar, ya que históricamente representan el inversor número 1 en el país", enfatizó el directivo.

Saldo 2015

Aunque el Indec aún no dio la información de la balanza comercial de 2015 desagregada por país, las estimaciones indican que el año pasado las ventas a Estados Unidos alcanzaron los u$s 3710 millones, mientras que la Argentina importó productos norteamericanos por u$s 7450 millones, lo que dejó un saldo negativo para el país de u$s 3740 millones. Según explicó el titular de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), Marcelo Elizondo, las principales exportaciones fueron químicos (u$s 610 millones); alimentos y bebidas (u$s 580 millones) y vegetales (u$s 355 millones), mientras que las importaciones se concentraron en máquinas y aparatos (u$s 2020 millones); químicos (u$s 2100 millones) y minerales (u$s 1310 millones).

Con los Estados Unidos se percibe una diferencia importante en la evolución del comercio en los últimos años. Mientras que en 2001 ese país explicaba el 10% de las exportaciones argentinas y el 18% de las importaciones, el año pasado sólo el 5,5% del total de ventas locales fueron a ese destino y pasó de ser el segundo origen de las compras a ser el tercer emisor de bienes hacia la Argentina, detrás de Brasil y China. "Nosotros somos más competitivos con Estados Unidos que complementarios, y cada vez exportamos en relación más productos agrícolas", afirmó Elizondo, quien también sostuvo que "difícilmente el comercio crezca este año, por más relanzamiento de las rela ciones políticas que haya, pero sí a largo plazo".