Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con la suba de los topes, ingresarán 150.000 contribuyentes al Monotributo

La AFIP realizará una "reconversión" de las actuales categorías a las nuevas, que el contribuyente deberá validar con la impresión de la nueva credencial. Se bancarizará el pago

Después del blanqueo de capitales, la AFIP quiere ordenar el régimen de monotributo

Después del blanqueo de capitales, la AFIP quiere ordenar el régimen de monotributo

El titular de la AFIP, Alberto Abad, estimó ayer que, con las adecuaciones que se le hicieron al monotributo y que se instrumentarán desde el lunes próximo, ingresarán "más de 150.000 nuevos contribuyentes" al Régimen Simplificado, entre ellos quienes habían quedado afuera del sistema en 2016 porque sus ingresos superaban los topes establecidos.

En diálogo con periodistas, Abad adelantó también que se van "a bancarizar todos los pagos" del monotributo en un plazo gradual hasta "antes de fin de año" y que los que estén dentro del régimen simplificado "van a poder usar sus celulares" para pagar o hacer consultas sobre el sistema, también antes de que termine 2017.

El titular del organismo recaudador destacó también que la AFIP "va a recategorizar de oficio, de acuerdo con la base de datos del organismo, a aquellos contribuyentes que tengan manifestaciones de riqueza" que no sean compatibles con la categoría de monotributo que pagan.

Abad consideró la adecuación del régimen como "un beneficio significativo", ya que sostuvo que "quienes estén en el monotributo van a pagar alrededor de 20% de lo que deberían pagar si estuviesen en el régimen general".

"Estimamos que ingresarán más de 150.000 ciudadanos" al Régimen Simplificado que, actualmente cuenta con 3,1 millones de contribuyentes, "incluyendo los que fueron excluidos anteriormente", siempre que se encuadren dentro de los nuevos topes del sistema, y "a los autoexcluidos, que son los que se fueron (del monotributo) porque sus niveles de ingresos superaban" lo estipulado.

De esta manera, se deja de lado, por lo menos en esta adecuación, el plazo de tres años que existía para los contribuyentes que querían reingresar al monotributo, tras haber superado los límites de las categorías del sistema.

El funcionario señaló también que a lo largo de 2017 se irá estableciendo un calendario para que todos los contribuyentes del monotributo "estén bancarizados" y tengan "domicilio fiscal electrónico".

También puntualizó que "vamos a constituir al monotributista en el primer contribuyente digital", ya que "va a poder usar su móvil" para pagar y hacer consultas relacionadas con el régimen.

Respecto de los plazos para la bancarización y para el establecimiento de un "domicilio fiscal electrónico", Abad señaló que se instrumentarán "cronogramas amigables", que diferirán la obligatoriedad a "los que estén menos acostumbrados a la tecnología o tengan menos ingresos", aunque, de todos modos, subrayó que la obligatoriedad regirá para todos "antes de fin de año".

Asimismo, mientras el componente de la obra social será fijo de $ 419 por cada beneficiario, el aporte previsional se incrementará 10% en cada categoría, partiendo de los $ 300.

La AFIP realizará una "reconversión" de las actuales categorías a las nuevas, por lo que el contribuyente deberá validarla con la impresión de la nueva credencial, que le permitirá pagar el gravamen, para lo cual tendrá tiempo hasta el 30 de abril.

Esa medida, que en general permitirá que todos los contribuyentes bajen una categoría respecto de la que tenían, fue la que demoró en 10 días la entrada en vigencia de la adecuación.

Respecto del pago, los sistemas de VEP, Home Banking y débitos automáticos, se adecuarán automáticamente a las modificaciones, pero en lo que hace a los bancos y entidades de pago rápido puede que demoren en hacerlo en sus sistemas de caja.

Al respecto, la AFIP previó una demora de como máximo dos meses, por lo que quienes paguen en esos lugares y tengan esa complicación, deberán pagar con la credencial anterior y luego el organismo recaudador compensará en los meses siguientes la diferencia.