Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con la oposición dividida, el PRO porteño arriesga casi la mitad de sus bancas

La política no se detiene ni en verano. Menos en un año electoral.

Las fuerzas políticas de la Ciudad comenzaron a delinear las listas que competirán por ampliar su representación en la Legislatura, a la espera de que el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, dé mayores precisiones sobre la fecha y las condiciones de los comicios.

Mientras mira el calendario, Larreta no desatiende el frente local, en el que el oficialismo pondrá en juego 13 de las 28 bancas que tiene en la Legislatura. Para eso, mandó a medir el nivel de conocimiento del ministro de Modernización, Andy Freire, quien la última semana fue expuesto como uno de los interlocutores del Gobierno en la crisis con los manteros.

Con esta u otras figuras, en Parque Patricios confían en obtener 30% de los votos para retener las bancas en juego, y ven lejos obtener más del 35% de los sufragios para llegar a los 31 ediles y así contar con mayoría en el recinto.

El principal contendiente del oficialismo es, al momento, la coalición ECO, con Martín Lousteau a la cabeza. Es una incógnita si el embajador en los Estados Unidos participará de los comicios y si lo hará como candidato a diputado nacional o legislador porteño. Su fuerza arriesga tres de las seis bancas (dos de ellas, de radicales), y el socialismo aliado busca retener dos de sus tres plazas. Graciela Ocaña, cercana a Lousteau aunque tentada por el PRO, también pondrá en juego su asiento en la casa de las leyes.

El peronismo, fragmentado en tres bloques, tiene un futuro incierto en su afán de remontar el tercer puesto de las elecciones de 2015. El titular del PJ porteño, Víctor Santa María, pretende renovar las autoridades partidarias y atraer, con el armado de listas, a las figuras alejadas. Mientras tanto, el kirchnerismo liderado por el ex ministro Carlos Tomada piensa en la renovación de las cuatro de los ocho escaños que posee, al tiempo que el PJ no kirchnerista arriesga dos de sus cinco escaños.

En 2017 concluirá el mandato de Gustavo Vera, titular de La Alameda, que no ha dado indicios de buscar alianzas con otras fuerzas. En igual condición está el único diputado del Frente Renovador, Javier Gentilini, que busca formar alianzas con GEN, de Margarita Stolbizer, Libres del Sur y otras fuerzas progresistas. La Izquierda, en tanto, pondrá en juego solo una de las tres sillas con las que está representada.