Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con la idea de una amnistía a los díscolos K, Urtubey fue a visitar a Das Neves

El gobernador salteño y su par de Chubut se repartieron elogios. Como enviado del PJ Urtubey quiere abrir las puertas a los regresos, mientras las cierra el kirchnerismo

De cara a la presentación de listas del próximo 8 de abril y las elecciones un mes más tarde para renovar la conducción partidaria al borde de la intervención judicial, en el peronismo superviviente de ismos y que espera ahora superar al cristinismo, avanza la idea de una amnistía general para los que se (o los) fueron del PJ. Con esa línea de pensamiento, el dialoguista salteño Juan Manuel Urtubey visitó ayer a su par de Chubut, el reincidente en la gobernación, Mario Das Neves. Hubo un esperable intercambio de flores dialécticas.

"Mario es uno de los principales dirigentes que tiene el peronismo en Argentina", le dedicó el flamante novio de la actriz Isabel Macedo, romance presentado en sociedad en las revistas del corazón por estos días. La definición no es inocente: de relación interminente, hasta que se rompió del todo, el chubutense terminó siendo uno de los peores díscolos K. Al punto que a pesar de que el apoderado Jorge Landau ya lo había redactado, el año pasado, Cristina Fernández de Kirchner recordó sus viejas declaraciones críticas (entre ellas, que quería ver al matrimonio presidencial preso) y ordenó romper el acuerdo entre la Casa Rosada y el entonces (de nuevo) candidato a gobernador. El kirchnerismo terminó apoyando a un Martín Buzzi, ex dasnevista reconvertido, que quería la reelección pero los votos no se la dieron. Das Neves ganó con boleta corta.

"Algunos quisieron poner en duda nuestro peronismo, pero no tengan dudas que viene la irrupción a nivel nacional de gente con capacidad", cabeceó el de Chubut el centro del salteño. "Yo no me voy a poner la 10 ni la 5, pero voy a estar en la cancha, no me van a sacar de ahí", avisó. El lunes, en diálogo con El Cronista, Das Neves había apostado por Urtubey y el renovador Sergio Massa como figuras para el PJ que viene.

A todo esto, la visita del salteño tuvo la doble excusa institucional: la firma de un convenio turístico y presentar el sistema de boleta única electrónica utilizado por Urtubey y que ahora la reforma política de Mauricio Macri busca nacionalizar. El asado político llegó después.

Con inocultables aspiraciones propias, Urtubey, bajo la triada José Luis Gioja-Gildo Insfrán-Eduardo Fellner (en los papeles, hoy titular justicialista), auspicia una lista de unidad que sería encabezada por el sanjuanino. Frente a las presiones de la jueza María Servini de Cubría, con un calendario electoral apretado y sin fondos para costear una millonaria interna, el kirchnerismo amenaza con borrar el consenso que no le dejaría demasiados espacios, con La Cámpora fuera de la Junta Electoral por motu propio en el congreso partidario en Obras.

El cristinismo (léase la ex Presidenta desde El Calafate) motorizó una grieta interna por la derogación de la Ley Cerrojo, que ayer tenía su primer paso en el Congreso: "Los que voten el endeudamiento no son peronistas". La división deja afuera a varios. En especial al PJ "tradicional" que promueve la amnistía a los Das Neves, los Massa y los (José Manuel) De la Sota. Es la madre de todos los debates justicialistas: cuánto abrir la puerta partidaria. El diputado provincial del Movimiento Evita, Fernando "Chino" Navarro, en pos de una amplia unidad, sigue reclamando que no se hable de "traidores" (por el caso Diego Bossio) porque, según argumenta, será imposible el regreso de los que se fueron.

Frente a eso, el chaqueño Jorge Capitanich, aún alineado al ex oficialismo, asoma con posible competidor K de un candidato del peronismo moderado, menos intransigente con la administración Cambiemos. Ante esa perspectiva, el ex presidenciable Daniel Scioli se ofrece a intermediar.