U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Con final abierto, la Cámara de Diputados vota el proyecto de despenalización del aborto

La sesión comenzó 11:30 y se prevé que terminará alrededor de las 7 de hoy. Afuera del Congreso, marchas a favor y en contra acompañaron la discusión

Con final abierto, la Cámara de Diputados vota el proyecto de despenalización del aborto

Con final abierto, tensiones cruzadas y rodeada de manifestantes, la Cámara de Diputados debate  el proyecto para legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación. Según las previsiones al cierre de esta edición, la votación tendrá lugar alrededor de las 7 de la mañana de hoy.

A lo largo del día, el apoyo a la iniciativa sumó definiciones. El massista José Ignacio De Mendiguren, el santafesino Hugo Marcucci, el macrista Alejandro García y el riojano Luis Beder Herrera anunciaron que votarán a favor; mientras que la pampeana Melina Delu se sumó a los votos en contra y continuaban las denuncias de presiones cruzadas. Puntualmente, sobre los formoseños Inés Lotto y Gustavo Fernández Patri, ambos del PJ-Frente para la Victoria, para que voten en contra. Ambos continuaban anoche indefinidos junto a otros siete diputados, lo que impedía avizorar un resultado definitivo para la sesión.

En defensa de la propuesta, habló la radical Brenda Austin. "A los que votan en contra: ¿Existe evidencia que los haga cambiar de opinión? ¿Qué dato les haría cuestionar sus creencias? Si no hay ninguno, acepten que están parados sobre una convicción religiosa y no sobre los principios que deben guiar una política pública", les reclamó.

Enseguida le tocó el turno a su compañero del interbloque Cambiemos Nicolás Massot, uno de los principales operadores en contra de la iniciativa. "La despenalización es un eufemismo. El proyecto propone una legalización irrestricta", se quejó. Con un discurso llamativo, el jefe del bloque PRO reconoció: "No estamos salvando las dos vidas apretando el (botón que indica) no. Pero sí estamos obligando al Estado a hacer lo posible por salvarlas".

El kirchnerista Daniel Filmus dio uno de los discursos más encendidos a favor de la legalización. "Si hoy decimos que no y esto se tiene que discutir de nuevo en dos años, para entonces tendremos 74 mujeres muertas más. 98.550 internaciones por abortos clandestinos. Lo han dicho los ministros de Salud", advirtió.

Habló temprano en la tarde el catamarqueño Gustavo Saadi, y a pesar de ello no terminó de definir cuál será su postura a la hora de votar. En cambio, el santafesino Luis Contigiani ratificó que desoirá los insistentes reclamos públicos del partido que lo llevó al Congreso, el socialismo, y votará en contra.

Afuera del Congreso, divididas por un amplio vallado de seguridad, dos marchas tenían lugar. La de respaldo a la iniciativa, identificada con el color verde, muy numerosa. Y una manifestación más magra, embanderada en el color celeste, para rechazar la propuesta.

El proyecto establece que el aborto no será penalizado hasta la semana 14 de gestación. Después de ese plazo, sólo se permitirán las interrupciones de embarazos que ya están contempladas en la ley argentina actual: por violación y por riesgo de vida o para la salud de la madre. A esas causales se agregará además una tercera: la malformación fetal incompatible con la vida extrauterina.

Los médicos podrán hacer uso de la objeción de conciencia, aunque las instituciones de salud deberán garantizar que la mujer que se presente requiriendo un aborto legal pueda recibir la práctica correspondiente dentro de los cinco días de su solicitud.