Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En el regreso de un Presidente a la Rural, Macri apeló a un discurso conciliador

El mandatario afirmó que “se le ha quitado la pata de encima al campo” y agradeció el “desborde de energía”. No anunció medidas esperadas por el sector, como lechería o baja de retenciones a la soja. Por MANUEL PARERA

En el regreso de un Presidente a la Rural, Macri apeló a un discurso conciliador

El presidente de la Nación Mauricio Macri dio el discurso inaugural en la 130 Exposición Rural de Palermo, junto al Presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) Luis Miguel Etchevehere y el resto de su gabinete presidencial, y destacó que tras una década en donde miles de pequeños productores “escucharon hablar de ellos y nosotros, hoy eso se terminó”, y que “se le ha sacado la pata de encima al campo para tenderle la mano”.  

Tras 14 años sin la presencia de un presidente de la nación, en la inauguración oficial de la tradicional muestra de la ganadería y agricultura nacional, el acto se vivió como una verdadera fiesta. La primera gran ovación, y la más ovacionada durante la mañana, fue la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, al igual que el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile. Estuvieron entre otros, el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, el ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, el ministro de Producción Francisco Cabrera y el de Trasporte Guillermo Dietrich.  

Durante el discurso, que duró cerca de 20 minutos, Macri destacó inicialmente el “desborde de energía” que transmite el campo, y volvió a cargar con la famosa herencia que dejaron los años de kirchnerismo: “Tenemos la dura tarea de normalizar la economía, diciendo basta a la mentira y la corrupción. Les he propuesto vivir con la verdad”, afirmó el mandatario.

Macri agradeció el “nivel de entendimiento” y el apoyo que recibió en la muestra. Hizo mención a la necesidad de desarrollo de la logística e infraestructura para el interior del país, donde volvió a destacar el esfuerzo por impulsar el Plan Belgrano, como una “reparación histórica” para el norte del país, y como complemento de las medidas ya tomadas por su administración. También pidió a los productores y empresarios que confíen e inviertan en el sector.

El mandatario no hizo mención alguna a medidas específicas que desde distintos sectores del agro reclamaban, principalmente en lo relacionado a la baja de las retenciones a la soja o medidas para el sector lechero. En este sentido, sí destacó a la Ley Pyme, como algo “más potente” que la reducción de retenciones y que impulsará el desarrollo de las economías regionales.

Respecto a la lechería apenas reconoció el estado de crisis en que se encuentra el sector, aunque dijo que es necesario retribuir “el esfuerzo que hacen miles de tamberos”. Por último, Macri cerró su discurso pidiendo no seguir “echando culpas, sino buscar soluciones”, sobre todo en el campo porque “uno de cada 3 empleos que se generan de manera directa o indirectamente lo genera el campo”.  

Antes de su discurso, quién le dio la bienvenida fue Etchevehere, de la SRA, quién fue más efusivo en su tono con el gobierno anterior: “Hoy no cabe la cobardía de la fragmentación, y de las peleas entre hermanos. Hay que superar la palabra autoritaria en favor del diálogo”, y exclamó: “Basta de grietas, basta de creer que el odio puede conducir”, destacó. El dirigente fue enfático al marcar las diferencias de modelos entre el gobierno precedente y el actual, pidiendo “desterrar el populismo para siempre” y que hoy las disidencias se tramitan en el marco del diálogo.

También cargo contra el poder judicial, al que pidió “castigar todos los actos de corrupción” y exigió: “No pedimos venganza sino justicia. El saqueo de la República no debe quedar impune. Es hora de que los miembros del poder judicial obren con lo que saben, que es mucho lo que saben y desde hace mucho tiempo”.

También, recordó la disputa por las retenciones del 2008, “cuando el autoritarismo aspiró a sacar los legítimos derechos y el campo salió a la calle, cuando pronunciarse era un riesgo”. Enseguida, marcó que no “apoyamos a un presidente o a un partido político particular, sino a un sistema de ideas y principios”.

Cerró diciendo que el gran desafío del campo es la “competitividad”, y el Estado debe recuperar la industria lechera “evitando abusos de poder y cartelizaciones”. 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar