Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con el envión de su marcha, el Gobierno lanza ofensiva contra el paro de la CGT

Macri saludó por "espontánea" la manifestación del sábado "sin colectivos, ni choripán". Y Triaca criticó los motivos de la protesta sindical. Dura réplica cegetista

Con el envión de su marcha, el Gobierno lanza ofensiva contra el paro de la CGT

Envalentonado por el respaldo de la multitudinaria marcha del sábado, el Gobierno salió ayer decidido a intentar erosionar en la opinión pública los argumentos del paro general que la CGT concretará el próximo jueves en reclamo de un cambio en las políticas económicas, una medida que el discurso oficial ubica en el terreno de un proyecto de "desestabilización" y que constituye la contracara de las expresión "democrática y republicana" que se materializó en la Plaza de Mayo en su apoyo.

Con su empeño en destacar el carácter "espontáneo" de la manifestación "sin colectivos, ni choripán", el propio presidente Mauricio Macri se ocupó de reforzar la lógica de diferenciación de las protestas del sindicalismo y las fuerzas opositoras contra su administración.

Y su ministro de Trabajo, Jorge Triaca, enfatizó ayer en la misma línea al cuestionar la huelga cegetista. "El paro es consecuencia de qué la única unidad es contra el Gobierno y no contra una mirada de qué es lo que hay que hacer en la Argentina", acusó el ministro en declaraciones a Radio con Vos. Insistió en ubicar la protesta como una muestra de que "este año se ha involucrado la política" y que los dirigentes de la CGT, frente al escenario electoral, optaron por "sostener su unidad marcando diferencias" en el diagnóstico socioeconómico del Ejecutivo.

La réplica sindical no demoró. "No nos movilizamos por el pancho y la coca", advirtió Héctor Daer, uno de los referentes del triunvirato de la central obrera. Y defendió la metodología de protesta gremial al afirmar que "los sectores más vulnerables, los más afectados por las políticas del Gobierno, son los que no pueden movilizarse sino es por la solidaridad de las organizaciones sindicales".

En diálogo con este diario, Daer consideró que quienes se manifestaron el sábado en apoyo al oficialismo "son los sectores que más se beneficiaron con sus medidas", pero pidió al Gobierno que "no se confunda" con esas expresiones porque, según dijo, "los sectores mayoritarios de la sociedad son los que están siendo víctimas de sus políticas económicas y sociales".

El sindicalista se quejó de los análisis oficiales que ubican la huelga como parte de un intento de desestabilización de la gestión macrista y alertó a la Casa Rosada que "si no advierten las dificultades de los más vulnerables, la situación social, la conflictividad va a ser peor, se va a agravar".

Una advertencia similar lanzó su par cegetista Juan Carlos Schmid, quien reprochó las denuncias oficialistas sobre el supuesto intento "desestabilizador" que supone el paro y aseguró que la protesta del jueves será muy fuerte y contundente. "Si hay un paro general, es porque el Gobierno ha visto la realidad con un lente distinto al nuestro Es un llamado de atención muy fuerte porque la gente no llega a fin de mes", aseguró el sindicalista. Y si bien admitió que la inflación se desaceleró en los últimos meses, consideró que ese proceso tuvo lugar "a costillas de la gente".

Schmid también ironizó sobre denuncias de desestabilización, señaló que "eso es más viejo que el agujero del mate" y que "todos los gobiernos, cada vez que hay paro general, dicen que lo quieren voltear".