U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Con el dólar imparable, CGT anunció paro general para el 25 de septiembre

Será la cuarta medida de fuerza contra la administración de Macri. Apunta a contener una posible diáspora en la entidad, tras la partida de Camioneros

El triunvirato de mando ayer durante el plenario de secretarios generales de la central obrera

El triunvirato de mando ayer durante el plenario de secretarios generales de la central obrera

El temor a que se profundice la diáspora interna tras el portazo de Hugo Moyano y la foto de una jornada complicada en los mercados, con un dólar imparable por sobre los $ 34, fue demasiado. Así, pese a las dudas emergentes desde algunos sectores internos, la conducción de la CGT decidió avanzar con una estrategia de endurecimiento y anunció un nuevo paro general para el próximo 25 de septiembre, el cuarto en los dos años y ocho meses de gestión de Mauricio Macri.

La medida de fuerza, que debe ser ratificada en los próximos días por el consejo directivo de la entidad sindical, fue oficializada al término del plenario de secretarios generales de la central que sesionó ayer en el Teatro Empire de La Fraternidad. "El paro será el día 25, por 24 horas y no habrá movilización", anunció a este diario Héctor Daer, uno de los miembros del trío de conducción, al retirarse del encuentro para concurrir a la sede del CFI y participar de una cumbre con los gobernadores del PJ y el dirigente Sergio Masa (Ver aparte). Otro de los triunviros, Juan Carlos Schmid, justificó la decisión del paro en la intranquilidad de "la deriva económica y social" que atraviesa el país y la falta de respuestas del Gobierno a los reclamos sindicales.

La argumentación de Schmid replicó la letra del documento que difundió la central tras el plenario. "El Gobierno no acierta a encontrar una salida a la crisis. Ya no se trata solamente del incumplimiento de muchas de las promesas formuladas durante la campaña, sino de la falta de solución de aquellos problemas que venían a resolver, sumando, en cambio, otros de igual o mayor complejidad, colaborando en su génesis", alertó el texto cegetista, que subrayó las dificultades que atraviesa el empleo, el deterioro del poder adquisitivo de los salarios por efecto de la inflación y sus consecuencias sobre los sectores más vulnerables.

La confirmación de la medida de fuerza, que marca una aceleración del escenario de conflictividad tras la contundente huelga cegetista del último 25 de junio, supuso -sin embargo- una revisión de la posición sostenida por los sectores más dialoguistas de la entidad que originalmente dudaban de disponer una nueva protesta. En buena medida el cambio de postura estuvo motivado por el impacto de la salida de Camioneros y otros gremios aliados de la conducción de la central y la posibilidad de que otras organizaciones siguieran sus pasos.

Justamente ayer apenas una hora después anunciada la huelga cegetista, el propio Moyano en alianza con las CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky y las organizaciones que revisten en la denominada Multisectorial 21F redobló la apuesta y llamó a un paro de 36 horas, que se adelantará al de la CGT y comenzará al mediodía del lunes 24 de septiembre para terminar confluyendo en la protesta general que tendrá lugar el martes 25.