Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con el Presidente lejos, en la Rosada relativizaron el impacto del reclamo

En sus visitas a Salta y Corrientes, Macri no hizo mención a la masiva movilización de ayer. En el Gobierno minimizan el efecto que pueda tener y se niegan a nacionalizar el tema.

Con el Presidente lejos, en la Rosada relativizaron el impacto del reclamo

Así como en la movilización de la CGT del 7 de marzo limitó su agenda a actividades exclusivas en la residencia de Olivos, el presidente Mauricio Macri siguió a la distancia la marcha federal docente, encabezando actos en Corrientes y en Salta. Y en el Gobierno, en general, se siguió de la misma manera la masiva convocatoria a Plaza de Mayo, a metros de Casa Rosada.

"La posición del gobierno la manifestó con claridad Marcos Peña en el Congreso", fue el comentario que surgió de una fuente ejecutiva consultada por El Cronista. La mención al discurso del jefe de Gabinete ante la Cámara de Diputados tiene que ver con el intento oficial de mostrarse duros ante un reclamo sindical que, aseguran, respetan pero no comprenden.

"Hay que entender que la cultura del paro docente lo que termina fortaleciendo es la fuga a la escuela de gestión privada", dijo Peña, alineado con los dichos que Macri había pronunciado el día anterior, cuando en la presentación de los resultados de la evaluación Aprender se lamentó por la "terrible inequidad entre los alumnos que pueden ir a escuela privada y aquellos que tiene que caer en la escuela pública".

Desde Presidencia remarcan de manera casi sistemática que movilizaciones como las de ayer no van a alterar las decisiones tomadas. Por eso descartan que la discusión paritaria se nacionalice y mantienen la postura de que las negociaciones salariales sean entre los sindicatos y las provincias. "Nos vamos a reunir todas las veces que haga falta, pero no nos van a hacer cambiar de idea ni una marcha ni un paro. De ninguna manera cambiaremos la política macroeconómica", sostienen.

No es casual que en ningún momento durante las dos visitas que realizó ayer a Salta y Corrientes, Macri haya hecho referencia al tema docente. En ambos casos destacó las bondades de las provincias, al mando de gobernadores con los que tiene afinidad. Juan Manuel Urtubey es el dirigente justicialista con el que más veces se reunió desde su asunción, en tanto que Ricardo Colombi es un mandatario que integra el bloque de Cambiemos desde el radicalismo. Con el correntino firmó convenios de seguridad una semana después de haber cancelado su visita a la provincia, a raíz del escándalo narco que terminó con el intendente y viceintendente de la localidad de Itatí presos.

En la reunión de coordinación de Gobierno de hoy, aseguran en la Rosada, se volverá a charlar sobre la problemática docente, pero no puntualmente sobre la marcha y el paro nacional del sector que se extendió durante cuatro días en las dos últimas semanas. La expectativa oficial se centra en esperar llegar a acuerdos sectoriales para ir cerrando paritarias durante lo que queda de marzo, lograr que pierda fuerza el paro del 6 de abril de la CGT y comenzar, tras la Semana Santa, a diseñar una estrategia electoral a partir de datos económicos que se perfilan "alentadores".