Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con ayuda de gobernadores y de Massa, el Gobierno frenó la ley antidespidos

Del Frente Renovador sólo bajó Daer al recinto. La próxima semana el massismo dice que dará el debate por su proyecto y, en ese caso, la norma volverá al Senado

Massot, Gioja y Romero, debate clave

Massot, Gioja y Romero, debate clave

El kirchnerismo y otros bloques opositores fracasaron ayer en su intento por convertir en ley el proyecto aprobado por el Senado para prohibir despidos sin causa y suspensiones durante 180 días y reinstalar la doble indemnización. La postura de Sergio Massa de no participar de la sesión fue decisiva para el naufragio del debate. El tigrense eligió jugar un partido propio y buscará que su proyecto –que también propone frenar los despidos aunque incluye beneficios para las Pymes– sea aprobado el miércoles.


Durante 45 minutos, el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), el bloque Justicialista, el Frente de Izquierda, Libres del Sur y otras bancadas minoritarias buscaron sin éxito a la treintena de diputados que les faltaban. Cuando el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dio por caída la sesión, solamente habían llegado a juntar 104 legisladores. Hubo ausentes en todos los bloques. Al kirchnerismo le faltaron Dulce Granados, Liliana Mazure y el misionero Daniel Di Stéfano. Al bloque Justicialista, la salteña Evita Isa. Entre los santiagueños, los ausentes fueron cinco de seis. Por Libres del Sur, no estuvo la mendocina Graciela Cousinet.


Siguiendo el trazo de ese racimo de faltazos se adivina la mano del Gobierno. Sobre gobernadores e intendentes operaron el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, y el ministro Rogelio Frigerio, quien ayer mismo estuvo reunido con la gobernadora de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala. Para la Casa Rosada, el fracaso de la sesión fue una victoria política.


La clave principal, de todas formas, terminó siendo el massismo, de cuyos diputados sindicales se esperaba colaboración. Ni Facundo Moyano, ni Jorge Taboada –que había firmado el dictamen del proyecto–, ni Enrique Castro Molina participaron del intento de sesión. Sólo bajó al recinto Héctor Daer, quien en su discurso evidenció algunas diferencias con Massa. "A este recinto no me trajo nadie a patadas en el culo. Siempre voy a estar defendiendo a los trabajadores", resaltó. Horas más tarde, el tigrense se vanaglorió en declaraciones televisivas porque "39 de los 40 diputados del interbloque no participaron de la sesión".


Al igual que Massa, gobernadores buscaron destacar que los diputados de su provincia no dieron quórum. Fue el caso de Mario Das Neves, que se ocupó de aclarar que ninguno de los tres chubutenses bajaron al recinto. Tampoco participaron los diputados del Partido Socialista –Hermes Binner y Alicia Ciciliani se quedaron parados detrás de las cortinas, observando cómo fracasaba la sesión–, ni los puntanos que responden a Adolfo Rodríguez Saá. "No vamos a prestarnos a ninguna manipulación política", anunciaron.


Que la convocatoria estuviera fogoneada por el PJ-FpV fue para muchos bloques un límite infranqueable. Por ello, el jefe de los diputados kirchneristas, Héctor Recalde, destacó que del intento participaron también otros partidos políticos. "Esto la verdad no ha sido una iniciativa de un bloque en particular, lo quiero dejar bien en claro", subrayó y agregó: "Los autores de esta iniciativa fueron los trabajadores del pueblo argentino con las cinco centrales sindicales, que pidieron que aprobemos la ley que había salido del Senado".


El PJ-FpV creyó que la convocatoria dejaría en evidencia a Massa y a quienes no dieran quórum. Sin embargo, haber quedado tan lejos de los 129 diputados necesarios para abrir la sesión terminó resultando en una derrota política que afectó al bloque.


Ahora, la pelea se trasladará al miércoles, cuando el proyecto volverá a ser parte del temario en una sesión convocada por el oficialismo y con otros temas en discusión, como la devolución del IVA en productos de la canasta básica a beneficiarios de planes sociales y la ley de acceso a la información.


En esa sesión, Massa buscará que se apruebe su proyecto. Eso devolvería la pelota al Senado, adonde el PJ-FpV es mayoría.