Con aval de gobernadores, el oficialismo busca suspender las PASO de 2021

Tras reunirse con el presidente, un grupo de mandatarios provinciales enviarán un proyecto para su trámite exprés en Diputados. Pero Larreta y una parte de Juntos por el Cambio se oponen tajantemente y podrían frustrar la medida.

Sin querer asumir un rol protagónico, el Gobierno avanza con la intención de suspender las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) por celebrarse el próximo agosto para la elección de cargos legislativos a nivel nacional bajo el pretexto del enorme gasto que suponen su concreción en un contexto donde es incierto el nivel de circulación que habrá si la pandemia de coronavirus sigue azotando por estas latitudes.

El pasado viernes, el presidente Alberto Fernández dialogó sobre este tema con los gobernadores que llegaron hasta Buenos Aires para firmar un nuevo Consenso Fiscal, cuyo punto crucial para las provincias era detener la baja de las alícuotas de los tributos que ellos mismos recaudan. En un almuerzo posterior a la rúbrica del pacto, Fernández avaló la suspensión pero reclamó que sea con amplio apoyo, tanto del oficialismo como de la oposición.

Este martes, el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, aseguró que un proyecto en este sentido comenzará a debatirse esta misma semana en la Cámara de Diputados. Según pudo saber El Cronista, no sería una iniciativa impulsada directamente por el Ejecutivo, sino un proyecto con respaldo de varios jerarcas provinciales. El exjefe de gabinete de Cristina Kirchner vaticinó "un tratamiento exprés en un plenario de comisiones, para luego darle tratamiento en Diputados y remitirlo al Senado".

Fuera de la voz del chaqueño, de suma cercanía con el presidente, los funcionarios a cargo de los despachos que intervienen directa o indirectamente con la iniciativa se llamaron a silencio. En el ministerio del Interior, encargado de organizar los comicios, prefirieron no comentar la propuesta. La Secretaría Legal y Técnica, que toma parte en los proyectos que impulsa el Ejecutivo, confirmó que algunos gobernadores enviarán un texto que, de todos modos, no está (por ahora) dentro del temario de sesiones extraordinarias y, por ello, debería ser incluido la próxima semana para prosperar su tratamiento.

En efecto, las sesiones ordinarias fueron extendidas hasta el 11 de diciembre, y el proyecto que se persigue aprobar en tiempo récord debería tener tratamiento inmediato y luego ser incluido en extraordinarias para votarse en Diputados y, una semana después, en el Senado. Todo debería ocurrir antes de que termine el año, ya que no pueden modificarse las leyes electorales en el mismo año de su realización. Tal esquema de suspensión de PASO para cargos nacionales debería luego replicarse con leyes de cada legislatura provincial, lo que torna aún más compleja la diligencia.

 

Cruje la interna cambiemita

Si bien los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales, y de Corrientes, Gustavo Valdés, aprueban la suspensión de las PASO, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y un sector de la mesa nacional de Juntos por el Cambio se oponen decididamente al cambio de reglas electorales. En una vía ambivalente está posicionado el mendocino Rodolfo Suárez, que ha avalado la suspensión "donde no haya competencia". No obstante, su predecesor y presidente del radicalismo nacional, Alfredo Cornejo, rechaza la adaptación.

Este lunes, pudo saber El Cronista, los dirigentes del PRO, la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical (UCR) intentaban consensuar un pronunciamiento al respecto. Sin embargo, el diputado Maximiliano Ferraro llamó a los diputados opositores a no dar quórum para modificar leyes electorales por ser "una nueva decisión unilateral y discrecional".

Cerca de Larreta aseguran que la Ciudad mantendrá a toda costa el régimen de PASO, y avisan que podrían trabar incluso el intento del gobernador bonaerense Axel Kicillof de alterar el calendario electoral del distrito, siendo que Juntos por el Cambio tiene mayoría en el Senado provincial. Pero también son conscientes que será difícil sostener ante la opinión pública la convocatoria a votar cargos locales si la Casa Rosada logra su cometido.

Por el lado peronista, también asoman matices. El cordobés Juan Schiaretti, por caso, se desentendió del proyecto que impulsaría su par del Chaco, aunque apoya en general la supresión del mecanismo por entender que las candidaturas deben resolverse en el ámbito de cada partido. En cambio, el sanjuanino Sergio Uñac y el riojano Ricardo Quintela, que se expresaron ya en favor de cambiar el esquema electoral, apoyarían la iniciativa de Capitanich.

El salteño Gustavo Sáenz, en tanto, se adelantó y logró que la cámara de diputados de su provincia apruebe con media sanción un proyecto de suspensión de los comicios y de ese modo ahorrar cerca de $ 800 milones.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios