Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con apoyo de sindicalistas, el FpV busca votar, sin cambios, la ley antidespidos

Parte de la oposición buscará hoy conseguir quórum para votar el proyecto que ya tuvo media sanción en el Senado. El llamado a sesión arranca a las 11.45

Triaca se quebró ayer en Diputados cuando criticaron a su padre

Triaca se quebró ayer en Diputados cuando criticaron a su padre

El PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), el bloque Justicialista de Diego Bossio, el Frente de Izquierda (FIT) y otras bancadas minoritarias intentarán conseguir hoy quórum en Diputados para convertir en ley el proyecto aprobado por el Senado que prohíbe los despidos sin causa y las suspensiones por 180 días y reinstala la doble indemnización.

Será luego de que ayer dieran un paso clave en las comisiones de Legislación del Trabajo y Presupuesto, adonde lograron dictamen de mayoría. En el trámite, partieron el bloque del Frente Renovador (FR) de Sergio Massa, dos de cuyos diputados apoyaron el proyecto, en contra de la intención del tigrense.

La sesión especial para tratar el tema está convocada para las 11.45 y los opositores tendrán entre media hora y 45 minutos para intentar que 129 diputados se sienten en sus bancas y habiliten el debate. Hasta anoche, todo indicaba que quedarían cerca de lograrlo, con un conteo que sobrevolaba los 120 legisladores.

El oficialismo, por su parte, hacía esfuerzos para restarle fuerza a ese número. Ni Cambiemos, ni el Frente Renovador, el Partido Socialista o el GEN darán quórum orgánicamente.

Los bloques y diputados que firmaron el dictamen de mayoría y que estarán mañana para abrir la sesión son los del PJ-FpV, el Justicialista, el FIT, el Movimiento Popular Neuquino, el Frente Cívico por Santiago, Omar Plaini, Carlos Heller, Oscar Martínez y los massistas Héctor Daer y Jorge Taboada. "Es lógico. Ellos tienen una extracción gremial. Están en la libertad de hacerlo. Nosotros como bloque vamos a seguir con nuestro proyecto integral", reflexionó al respecto Marco Lavagna, del FR.

A ellos, se espera que hoy se sumen para intentar lograr el quórum Facundo Moyano –a pesar de firmó el dictamen del resto del Frente Renovador– y Enrique Castro Molina, ambos del FR; más los diputados de Libres del Sur, y bancadas minoritarias, como las de Alcira Argumedo o Ramón Bernabey. Mientras que el titular del PJ, José Luis Gioja, fatigó teléfonos durante la tarde de ayer en una empresa extraña: estuvo intentando convencer a los tres puntanos que responden a Adolfo Rodríguez Saá, quien en el Senado votó a favor de la iniciativa.

El resto de los bloques se dividió entre otros cuatro dictámenes: el de Cambiemos, que elimina la doble indemnización y contempla alivios fiscales para las Pymes que mantengan la dotación; el del FIT (que de todas maneras apoyará hoy el dictamen de mayoría); el del Partido Socialista y el del Frente Renovador, que contempla –al igual que el proyecto que aprobó el Senado– la doble indemnización y la prohibición de despidos y suspensiones, pero agrega protección para las Pymes. Todos estos proyectos introducen cambios al texto que aprobó el Senado, lo que devolvería el proyecto a esa Cámara, dilatando su aprobación definitiva.

La postura del FR será la clave hoy, cuando la chicharra comience a sonar llamando a los diputados a sus bancas. En el PJ-FpV todavía se esperanzaban anoche con que haya algunas sorpresas que se sumen a Moyano, Daer y Taboada para dar quórum. Una de las dudas era Felipe Solá, aunque el bonaerense dejó trascender que sólo bajará al recinto si el resto de la oposición consigue quórum por sí sola. Algo que también dijeron los socialistas y que opera como verdad de Perogrullo: efectivamente, si la sesión queda abierta, todos los diputados bajarán a participar del debate.

Si, en cambio, finalmente los opositores no consiguen quórum, la historia no estará cerrada ni mucho menos. El massismo aseguró que pedirá una sesión especial para volver a discutir el tema el martes, algo que promete abrir nuevas instancias de negociación política.