Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con apoyo de Massa y del FpV, tuvo media sanción la ley del arrepentido

En medio de la ola de procesamientos y detenciones de ex funcionarios K el proyecto tuvo 194 votos positivos y sólo 5 negativos. Para acordar hubo cambios

Con el impulso del impacto que provocan las causas judiciales y escándalos revelados en los últimos días, la alianza oficialista Cambiemos no tuvo dificultades en el Congreso para acordar una ley del arrepentido con el Frente Renovador que lidera Sergio Massa e incluso sumar al kirchnerismo. Ayer mismo se dio media sanción, en rápida votación, y se giró al Senado el proyecto de ley que promueve la ampliación de la figura del ‘arrepentido’.

En una sesión especial convocada por el oficialismo, la propuesta que se elaboró sobre la base de una iniciativa, precisamente, de Sergio Massa y Graciela Camaño, fue aprobada con 194 votos positivos y 5 negativos, que correspondieron a los cuatro diputados del Frente de Izquierda y al kirchnerista José Ciampini.

El dictamen mayoritario sufrió algunas modificaciones en el recinto para conseguir el acompañamiento del Frente para la Victoria como la eliminación de la figura del ‘colaborador eficaz’, alguien que no está implicado en la causa donde aporta datos, y que podría acceder a la reducción de pena y la suspensión de la acción penal al igual que el arrepentido, si se verifica su denuncia.

De acuerdo a lo resuelto sólo se otorga el beneficio del arrepentido a aquella "persona imputada o condenada, con o sin sentencia firme, por algún delito, cuando durante la sustanciación de un proceso del que sea parte, brinde información o datos precisos y comprobables".

Se aclaró que cuando el delito atribuido al imputado estuviere reprimido con prisión o reclusión perpetua, la pena sólo podrá reducirse hasta 15 años y respecto al arrepentido falaz, la ley fija una pena de prisión de cuatro a diez años, por proporcionar información falsa o inexacta. El acuerdo se celebrará entre el fiscal y las personas que brinden información, pero deberá ser homologado por el juez de la causa.

En el inicio de la sesión, el cobista Luis Petri (UCR) defendió la propuesta y destacó la posibilidad de ampliar la figura del ‘arrepentido’ a los delitos de corrupción y advirtió que "no estamos dando una patente de corso para terminar libre de culpa y cargo" al que acepte el beneficio, que será la reducción de la pena pero no la eximición total de la condena.

El mendocino que preside la Comisión de Seguridad Interior apuntó que "la efectividad y utilidad de esta figura" surgió en Italia para juzgar a la "cosa nostra" para dilucidar casos de corrupción.
Petri aclaró que el proyecto indica que "no van a poder acogerse quienes fueron ministros de Estado, quienes fueron ministros de la Corte, quienes fueron presidentes de la República. Si cometieron delito tienen que tener las más severas sanciones penales".

Por el Frente para la Victoria, Rodolfo Tailhade destacó la decisión del oficialismo de aceptar cambios relevantes al dictamen mayoritario a pedido de su bloque.