U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Con “Mis Comprobantes”, AFIP prácticamente arma el libro de IVA de las empresas

En la página de Internet de la AFIP figura hoy un nuevo servicio, "Mis comprobantes", donde se pueden ver facturas, tickets, notas de débito o de crédito, individualmente con CUIT del proveedor y fecha, o genéricamente las de todo un mes.

Con “Mis Comprobantes”, AFIP prácticamente arma el libro de IVA de las empresas

La AFIP activó el servicio web “Mis Comprobantes”. En este nuevo sitio online, se pueden consultar todos los comprobantes (facturas, tickets, notas de débito o de crédito) que la empresa haya emitido a sus clientes o recibido de sus proveedores. Prácticamente el Libro IVA Compras Digital, que se suma a la factura electrónica.

“Es una herramienta sumamente novedosa y de gran utilidad para las empresas, los contadores y también para los propios inspectores de AFIP ”, dijo Ezequiel Passarelli.

“Estamos cerca de la declaración jurada de IVA  proforma", alertó Passarelli, y añadió que esto es una liquidación prácticamente automática, en la cual el contribuyente deberá aceptar o rechazar la misma, debiendo justificar la razón del rechazo en caso de tener diferencias con lo que propone AFIP.

Lo novedoso de “Mis Comprobantes” es que la AFIP pone a disposición toda la información que recibe por parte de quienes les venden a las empresas, prácticamente creando el tan ansiado Libro IVA Compras Digital y quedando a un paso de la declaración jurada del IVA Proforma.

El servicio web es sumamente flexible y permite buscar tanto comprobantes específicos, ingresando la CUIT del proveedor, la fecha y el número de la factura, como listar un detalle de todas las facturas de determinado mes.

Esto va de la mano de la generalización de la factura electrónica, que a partir del 1º de abril del 2019, deberá ser emitida por todos los contribuyentes. “Se termina con la factura papel, lo cual era un gran impedimento para poder alcanzar el objetivo de la declaración jurada de IVA proforma”, recordó Passarelli.

Los comercios minoristas que atienden al público (restaurantes, bares, almacenes, ferreterías, etc.) y utilizan controladores fiscales también tienen un cronograma de cambio muy importante para el futuro. Hoy en día existen los controladores fiscales denominados "de vieja tecnología", los cuales podrán comercializarse hasta el 31 de marzo de 2019 y tendrán vigencia hasta el 31 de enero de 2021. Luego deberán migrar a los controladores "de nueva tecnología", cuya funcionalidad más importante será la transmisión automática de información con AFIP, a diferencia de lo que ocurre con los que hoy en día utilizan los comercios minoristas.

Por lo tanto, si bien la AFIP promociona su intención de lanzar el sistema de declaración jurada proforma en 2019, faltaría este último universo de contribuyentes, para poder contar con toda la información al instante, apuntó Passarelli.

Régimen informativo mensual

Como falta terminar de generalizar la factura electrónica y actualizar los controladores fiscales, hoy por hoy sigue vigente uno de los peores males que sufren los contadores: el Régimen Informativo de Compras y Ventas.

Se trata de un Libro IVA Ventas y Compras que deben remitirle a la AFIP todos los meses, junto con la declaración jurada del IVA, comentó Passarelli.

Una herramienta desgastante para los profesionales y, para peor, con sanciones sumamente graves en caso de su no cumplimiento: como, por ejemplo, que pasen a la empresa a Factura M, que implica que a la empresa le retengan todo el IVA (21%) cuando le pagan sus clientes, más el 3% en concepto del Impuesto a las Ganancias. “La sanción es tan grave que, cuando una empresa es pasada a Factura M, financieramente queda en la ruina”, enfatizó Passarelli.

La digitalización de toda la información persigue como fin último la formalización de la economía. Argentina lidera el ranking de evasión mundial.

Pero con todas estas herramientas, sumadas a la obligación de tener POS en los comercios (y aceptar tarjetas de crédito o débito, con el futuro Cyber IVA que adelantó El Cronista y que premiará a los que pidan tickets y facturas, evadir será cada vez más difícil.

Preliquidación administrativa

El IVA pro forma o preliquidación administrativa surge de la obligación de emisión de factura electrónica y por la implementación de los controladores fiscales de nueva generación.

Aunque habrá algunos pocos casos donde de podrán emitir facturas manuales, aclaró Sebastían M. Domínguez, de SD Consulting.

Esto le permitirá a la AFIP implementar el denominado Libro de IVA digital, y por otro lado, y por otro lado, el organismo ya cuenta con el detalle de las retenciones, percepciones y pagos a cuenta del IVA.

De esta forma, los contribuyentes podrán acceder a la declaración jurada del IVA confeccionada por el Fisco en poco tiempo.

Pero esa declaración jurada no es una liquidación administrativa sino que es una declaración jurada que se llama “proforma”.

Esto tiene varias cuestiones relevantes a consideran, entre las que destacan las siguientes, enumeró Domínguez:

El saldo que arroje esa declaración “proforma” no podrá ser reclamado por la AFIP.

En caso de que el contribuyente no acepte la misma mediante su presentación, la AFIP deberá llevar adelante el procedimiento de determinación de oficio.

Esta declaración “proforma” será susceptible de las modificaciones que quiera realizar el contribuyente, ya que es habitual que deban realizarse ajustes.

Los contribuyentes deben estar bien atentos porque pueden darse casos donde tienen que modificar la declaración “proforma”.

Caminos de defensa del contribuyente

Algunos de esos cambios son los que siguen, explicó Domínguez:

  • Puede emitirse una factura pero no hay obligación de declarar el débito fiscal que surge de la misma.

Por ejemplo, si se emitió la factura por la venta de un bien y el mismo no existe ni está a disposición porque está en proceso de facturación y no se cobró una seña o anticipo que congele su precio, el débito fiscal no se ha generado. En consecuencia, por más que esté facturado, no debe declararse.

  • El IVA de una factura de compra puede no ser computable en el IVA.

Por ejemplo, el caso de un contribuyente responsable inscripto que desarrolla actividades gravadas y exentas. Cuando le hace un compra a otro responsable inscripto, este ultimo le emite una factura con IVA discriminado. AFIP computará ese IVA, pero si se vincula a una actividad exenta, el contribuyente deberá eliminarlo de la declaración jurada.

Retenciones computables que no consten en el sistema de AFIP

  • Se tiene derecho a computar las retenciones sufridas hasta el día anterior al vencimiento de la declaración jurada si se vinculan a débitos fiscales del período de la misma o de períodos anteriores.

 

  • Por ejemplo, si el vencimiento para la presentación y pago de la declaración jurada del mes de noviembre es diciembre de 2018 y diciembre de 2017 se sufre una retención del IVA por un débito fiscal de ese período octubre, puede computarse aún cuando la misma se sufrió en diciembre.