Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con 28 mil kilómetros a cuestas por el país, Frigerio es el ministro más viajero

Con 28 mil kilómetros a cuestas por el país, Frigerio es el ministro más viajero

Desde que asumió, el pasado 10 de diciembre, Rogelio Frigerio no para de sumar millas. En 47 días el Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, recorrió 28.603 kilómetros, seis veces la Argentina de Ushuaia a la Quiaca, con un promedio de poco más de 600 en viaje cada 24 horas. Un total de 21 destinos, algunos repetidos, a los que en lo que resta de esta semana se sumarán: Bariloche, Chubut, Salta y Mendoza.


"No queremos que vengan a aplaudir a Buenos Aires, queremos que trabajen en sus provincias para luchar contra el narcotráfico, la corrupción, y la inflación", suele repetir como un mantra el funcionario viajero luego de cada vuelo. Más allá de la picardía política, Frigerio revitalizó una cartera "olvidada" por el kirchnerismo, armada específicamente para la seducción de los gobernadores, en especial de los que precisan ser más cortejados. Cristina Fernández de Kirchner, con un Florencio Randazzo abocado al DNI y los trenes, borronearon el término "Interior" del título del ministerio.


Economista, de linaje desarrollista, con bastante kilometraje por el interior en la campaña del PRO, Frigerio se erigió en el nexo con los mandatarios provinciales para calmarlos, como con sus quejas por el 15% de Coparticipación cuando la Ciudad de Buenos Aires fue premiada con fondos nacional por el traspaso de la Policía Federal. En la técnica de negociación del Balcarce 50 macrista, es el "policía bueno"; mientras que el "malo" es, como suele ocurrir siempre, el ministro de Hacienda, en este caso el rótulo lo porta Alfonso Prat Gay. Los gobernadores lo saben y, por ende, lo cuidan. "No nos podemos pelear con Rogelio, es el que nos atiende el teléfono en la Rosada, aún cuando al final del día no nos solucione nada", se sinceró uno de los cortejados.


El "Operativo Seducción" del ministro, que incluye promesas, inauguraciones o participaciones en fiestas provinciales, comenzó al día siguiente de asumir. El 11 de diciembre viajó 454 kilómetros a Entre Ríos a la jura de Gustavo Bordet (FpV). Tiene una importante ligazón con ese distrito: amigo del ex mandatario Jorge Busti, fue jefe de campaña del PRO local, del que desde 2014 es interventor. Por eso, desde que fue nombrado ministro, iría tres veces más. Una de ellas como representante del Gobierno en medio de las inundaciones que azotó la provincia.


En su segundo viaje oficial (a 3000 kilómetros de Capital), Frigerio recorrió plantas industriales con otra gobernadora del FpV, la fueguina Rosana Bertone. El tour continuó por Tucumán (1.256 km) con Juan Manzur (FpV) y la Jujuy del radical Gerardo Morales. El 22 desembarcó en la Santiago del Estero de Claudia Ledesma Abdala de Zamora (FpV). A fin de diciembre visitó al misionero Hugo Passalacqua (757 km) y de allí fue a Formosa de Gildo Insfrán. En enero pasó por Mar del Plata, Córdoba, San Juan; y en febrero: volvió a Santiago, Jujuy y Tucumán, con el Presidente, pasó por Salta, Entre Ríos (dos veces), La Rioja, Corrientes (con el resto del Gabinete) y San Juan por partida doble.